Una nueva cultura del agua para prevenir las inundaciones

Las lluvias torrenciales y los desbordamientos de cursos fluviales siempre han existido

Se trata de ciclos naturales que responden al funcionamiento atmosférico y al propio equilibrio de la naturaleza. Estas fluctuaciones no solo no deberían preocuparnos, sino que tienen un papel fundamental y necesario en el funcionamiento de los ecosistemas. No obstante, en los últimos años se repiten cada vez con mayor frecuencia y con mayor intensidad inundaciones catastróficas en ríos, arroyos y ramblas.

La responsabilidad de evitar las inundaciones

Debemos entender estas catástrofes como una plasmación sobre el territorio de nuestro desconocimiento de los procesos naturales y nuestra inadaptación al funcionamiento dinámico de la naturaleza. Son fácilmente evitables, y es responsabilidad nuestra y de nuestros representantes políticos revertirlas.

Los kogui son un pueblo amerindio de Colombia que habita en la vertiente norte de la sierra Nevada de Santa Marta, perteneciente a la ancestral cultura tairona. En el año 1990, ante la evidencia de degradación ambiental y catástrofes naturales, difundieron a través de un historiador, que se puso en contacto con la BBC, un mensaje de alerta al mundo.

En el documental que vio la luz, se referían a los “pueblos occidentales” como “los hermanos menores”. Nos consideran inmaduros en nuestra relación con la naturaleza, y creen que no hemos sido capaces aún de alcanzar el equilibrio con ella. Esto, que podemos leer con una sonrisa de condescendencia, no deja de tener un fondo de verdad.

Existe en la actualidad un gran conocimiento técnico y científico sobre el funcionamiento de los ríos y de las inundaciones, y sobre el modo en que deben ser gestionadas y prevenidas. Pero todo ello no se está trasladando suficientemente a los técnicos y responsables políticos que tienen en sus manos la gestión urbanística y ambiental de los municipios y provincias.

Evitar las inundaciones es posible, y es una responsabilidad ya ineludible de la sociedad, dados los costes económicos y en vidas humanas que de manera creciente están generando, y que aún seguirán creciendo en los próximos años a causa del cambio climático.

Leer articulo completo en ambientum