¿Tendrá Barcelona restricciones de agua en 2018?

La situación de los embalses empieza a ser alarmante y se deben utilizar todos los recursos para hacer frente a la sequía, incluida el agua regenerada

Los embalses de las cuencas internas de Catalunya, que abastecen a la gran región metropolitana de Barcelona donde residen más de cinco millones de habitantes, están actualmente al 45% de su capacidad, cuando según la media de la última década deberían estar al 71%.

Los tres principales pantanos que abastecen a la región, de mayor a menor, están así: Susqueda al 49% de su capacidad, cuando según la media en esta semana del año debería estar al 73%; Sau está al 38% cuando por estas mismas fechas suele estar al 66% y La Baells al 49% cuando la media para esta época del año marca un 76%.

La situación de las reservas es alarmante, pero dista mucho de los bajos registros que se llegaron a alcanzar a finales de marzo de 2008, cuando los mismos embalses se situaron en niveles inferiores al 22% de su capacidad.

Sin embargo las posibilidades de que las reservas de agua bajen del 40% son reales. Si eso fuera así entraríamos en un escenario de alerta (actualmente esta activada la fase de prealerta) que nos situaría ante posibles restricciones al uso de agua potable en diversos ámbitos del abastecimiento urbano, como el riego de parques y jardines, el mantenimiento de fuentes o el llenado de piscinas.

Leer artículo completo en LA VANGUARDIA