Tavernes implanta una nueva solución de Hidraqua para reducir las pérdidas de agua en la red a través de la gestión inteligente de la demanda

La solución Dinapsis for Water Network busca reducir las pérdidas de agua mediante el control de presiones y sectorización dinámica de la red

Tavernes ha puesto en marcha una nueva solución desarrollada por Hidraqua para mejorar el nivel de eficiencia en las redes de agua potable. Así, el municipio valenciano logra posicionarse entre los primeros a nivel nacional en el uso de esta herramienta innovadora basada en la gestión inteligente de la demanda.

La sectorización es un método de gestión de la demanda por la que Hidraqua divide el municipio por zonas de actuación con el objetivo de optimizar el mantenimiento y adecuar los caudales suministrados a cada zona en función de su demanda habitual. De esta manera, cuantas más zonas se sectorizan, mayor control se dispone de la red.

Además, con esta tecnología se consigue contrastar la cantidad de agua que entra en la zona con la lectura de los contadores de las viviendas y la resta entre ambas permite calcular las pérdidas de este sector. Si al contrastar estos dos datos no son semejantes, la compañía interpreta que en esa zona hay fugas y pone en marcha la tecnología necesaria para detectarlas y repararlas.

Con Dinapsis for Water Network se pretende ir un paso más allá y, además de adecuar los caudales por zonas, permite también ajustarlos a determinadas franjas horarias. Es preciso destacar que de noche la detección de fugas es más sencilla, ya que los consumos son mucho más bajos y por tanto cuando se detectan consumos excesivos, suelen estar vinculados precisamente a estas fugas.

Con este proyecto, de día la sectorización no afecta al suministro, manteniéndose las válvulas abiertas y funcionando la red al mismo rendimiento que de forma habitual. Sin embargo, de noche, cuando la demanda desciende, se cierran las válvulas para generar sectores de menor tamaño y por tanto tenerlos mejor controlados, además de bajar la presión para reducir las pérdidas a lo mínimo posible.

Esta tecnología se ha implantado en la zona de la playa de Tavernes de la Valldigna, donde se han instalado dos contadores a la entrada de la red y una válvula que permite su control remoto. Además, se está trabajando para su implantación en el casco urbano. La información se envía a una aplicación de Hidraqua desde donde se controla y estudia la evolución de los sectores hidráulicos de Tavernes.