Solvatten, el invento sueco que proporciona agua potable a más de 300.000 personas en 20 países

Solvatten invento proporciona agua potable

El objetivo es que un millón de personas utilicen este sistema de bidones en el año 2020

Oeste de Kenia. Una tarde soleada. Eunice Shigali llena un bidón con diez litros de agua y después lo abre como si fuera una maleta y lo deja al sol. Unas tres horas después aparece una carita verde en uno de los lados del bidón que le avisa de que el agua ya es potable y está caliente, lista para cocinar ugali, uno de los alimentos básicos de la zona, hecho con harina de maíz. «Antes encendía un fuego para hervir el agua y poder beberla, para lavar y cocinar», ha explicado Shigali, madre de tres hijos y 48 años de edad en declaraciones a la Fundación Thomson Reuters. «Ahora tardo menos porque pongo el agua al sol mientras sigo con mis quehaceres (…). No hay nada que pueda hacer más feliz a una mujer», ha asegurado. La mujer rellena el bidón con agua del pozo de la aldea de Emuchimi y lo vuelve a dejar al sol para tener agua para lavar los utensilios de cocina.

Casi una cuarta parte de la población mundial, unos 2.000 millones de personas, no tienen acceso a agua potable, según estudios de la ONU. En Kenia dos quintas partes de sus 46 millones de habitantes no disponen de agua potable, según la ONG water.org. El bidón que utiliza Shigali está fabricado por Solvatten – «agua solar» en sueco -, una empresa social sueca que trabaja desde 2007 para mejorar el acceso al agua potable vendiendo su invento a gobiernos, ONG y empresas. El bidón tarda entre dos y cuatro horas en calentarse a 75 grados y somete al agua a los rayos ultravioletas gracias al material transparente de que está hecho. La combinación de calor y luz mata a las bacterias que pueden provocar enfermedades y un filtro que impide la entrada de partículas de mayor tamaño en el recipiente. En el caso de Shigali, el uso del bidón Solvatten hace que gaste menos leña y carbón, con lo que también ahorra dinero y evita la deforesación.

Leer artículo completo en La Voz de Galicia