Sequía y cambio climático obligan a PP y PSOE a buscar un pacto por el agua

Una balsa de riego completamente seca en la cuenca del Segura / FOTO MIGUEL LORENZO – elPeriodico

El Gobierno del PP quiere firmar la paz definitiva en la “guerra del agua” con un gran Pacto Nacional para el que cuenta también con el entusiasmo del otro partido con poder territorial, el PSOE.

La historia del agua en España es la historia de tantas otras cosas. De la España húmeda y la seca. De la que tiene y la que necesita. La gestión de un bien tan necesario ha enfrentado históricamente a territorios incluso cuando sus dirigentes compartían color político. Pero ahora esas dos Españas tienen algo en común: la carencia. El Gobierno del PP quiere firmar la paz definitiva en la “guerra del agua” con un gran Pacto Nacional para el que cuenta también con el entusiasmo del otro partido con poder territorial, el PSOE.

“Internet no se acaba. El agua, sí”. El Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente lanzó a primeros de año una campaña tras un 2017 que se convirtió en el segundo año natural más seco desde 1965. Con las reservas de agua en una “situación preocupante” y hasta tres cuencas en sequía prolongada, lo que en 2010 no era más que una advertencia que llegaba de Europa -España consumía anualmente más del 30% de sus suministros a largo plazo- es ya una realidad. El cambio climático aprieta y PP y PSOE coinciden en que no basta con mirar al cielo: hay que enterrar el hacha de guerra, también la interna, y encontrar un discurso común.

Realismo

El eslogan contrasta con aquel “habrá agua para todos” que Mariano Rajoy pronunció en campaña antes de llegar a La Moncloa. “Colocar más agua a mejor precio sin importar cuál sea el territorio ni sus condiciones naturales. Eso fue posible sostenerlo durante un tiempo, pero ahora ya es una ficción”, defiende el encargado de dar forma a la postura del PSOE sobre el agua, Hugo Morán.

Desde el Gobierno insisten en que el agua tiene que ser “un punto de encuentro y no de confrontación”. Y elogian la labor de sus predecesores, también del PSOE. “Hay que aprender de los errores, pero todo queda en el pasado. Quedémonos con las mejores enseñanzas para ser más eficaces”, indica la ministra Isabel García Tejerina. En la misma línea se expresa Morán: “No estamos para cobrar facturas del pasado, sino para tratar de anticipar las del futuro”.

Leer el artículo completo en elPeriodico