¿Qué hace BBVA por garantizar la disponibilidad de agua limpia y el saneamiento para todos?

El agua es el elemento más importante en la vida y esto es un hecho indiscutible. Sin ella, ni el ser humano ni los seres vivos podrían existir. De hecho, el agua es la fuente de vida en sí misma y su ciclo garantiza la supervivencia

El Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) nº6 de Naciones Unidas reconoce el derecho al agua y al saneamiento, determinando que todo ser humano tiene derecho a entre 50 y 100 litros de agua segura y asequible por día y que el acceso esté a menos de 1.000 metros o un máximo de media hora de su hogar. BBVA, a través de su ‘Compromiso 2025’ también colabora en la consecución de este ODS, especialmente con acciones centradas en el ahorro y en la concienciación de un uso responsable de este recurso.

Solo el 1% del agua que existe es apta para el consumo humano. Por el contrario, y por curioso que parezca, el 70% del planeta es agua, al igual que ocurre con el cuerpo humano.  Es tan necesaria que con la pérdida de 2,7 litros un ser humano puede sufrir los síntomas de la deshidratación. Por ello, Naciones Unidas a través de su ODS Nº6: “garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible, así como su saneamiento”, pretende concienciar y proteger a los más vulnerables a la falta de agua, como son las mujeres y niños en riesgo de exclusión, los refugiados o las personas discapacitadas.

En su compromiso por reducir los impactos ambientales directos que tiene su actividad,  BBVA, a través de su Plan Global de Ecoeficiencia (PGE), pretende reducir y concienciar acerca del consumo de agua. En 2018, la evolución de los indicadores del PGE respecto al año anterior ha sido muy positiva y se ha reducido el consumo por ocupante un 13% respecto al año anterior mientras que el porcentaje de ocupantes en inmuebles con fuentes alternativas de agua, como la reutilización de aguas gris o el almacenamiento de agua de lluvia, ha aumentado hasta un 13%.

El cambio climático y el calentamiento global es una realidad y este recurso es cada día más escaso. La desertización azota lugares donde antes fluía el agua, los pantanos cada vez están más vacíos y esto afecta a la economía. Un problema a nivel mundial.

Según la Unesco, tres de cada cuatro empleos en el mundo dependen en mayor o menor medida del agua. De este modo, la escasez de agua potable y los problemas de acceso a ella y al saneamiento son un riesgo de crecimiento económico y, a su vez, reconocen que “evaluar la relación entre el agua, el crecimiento económico y el empleo es un desafío”.

La demanda de agua dulce es cada día mayor debido al cambio climático por lo que el índice de extracción de aguas subterráneas ha aumentado un 1% anual desde los años 80. Además, el 5º informe de evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) calcula que, por cada grado de aumento de temperatura, un 7% de la población mundial tendrá que hacer frente a un descenso del 20% en los recursos renovables de agua.

El agua es un bien valioso, y BBVA lo sabe

Está en la mano de todos dejar un mundo mejor para las próximas generaciones: desde el sector público, al privado, y la sociedad en su conjunto. BBVA desde su responsabilidad como empresa comprometida y como entidad financiera asume también su rol  como financiadora. Y es que la banca, al ser el gran canalizador de fondos, tiene un papel fundamental en esta lucha contra el cambio climático y en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. El Plan Global de Ecoeficiencia de BBVA y su política de uso responsable del agua viene dando sus frutos en los últimos años.

  • El consumo total de agua en el Grupo BBVA en todo el mundo se redujo un 13% en el año 2018, respecto al año anterior. En España, se logró un 14% de reducción.
  • En el caso de la Ciudad BBVA (Madrid), el 23,6% del total de agua usada para riego y wc (baños, vestuarios, etc) es reciclada. Esto equivaldría al volumen total de 5 piscinas olímpicas o a lo que consume una población de 30.000 habitantes en un día.
  • La demanda total de agua en Ciudad BBVA en el año 2018 se ha reducido un 20% respecto a 2017. Gran parte del ahorro es debido a la menor demanda en el riego (-17%) y a la reducción en el agua destinada a sistemas de climatización y acequias o fuentes ornamentales (-51%). Además se ha logrado disminuir un 41% el consumo de agua en los grifos de los aseos.

Sin embargo, BBVA no sólo pone en valor estas buenas prácticas de ahorro y de ecoeficiencia dentro de sus propias sedes. También, promueve el consumo responsable de agua y reconoce aquellas iniciativas pioneras en el sector. Así, en 2018, la entidad reconoció con el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de Ciencias Básicas al químico Omar Yaghi por su trabajo pionero en el desarrollo de materiales capaces de capturar y almacenar dióxido de carbono, obtener agua del vapor atmosférico en zonas desérticas o desarrollar combustibles limpios basados en el hidrógeno.

En esta línea, la Fundación Microfinanzas de BBVA ha puesto en marcha un programa que contribuye a este ODS. A través de una colaboración de la Fundación en Perú con Water.org, se facilita el acceso a agua y saneamiento, algo que habitualmente se lleva a cabo cuando se mejora la vivienda.

De hecho, BBVA no sólo colabora de forma externa para la garantizar el acceso al agua potable. Desde hace algunos años, la entidad colabora con AUARAuna empresa social que invierte el 100% de los dividendos que genera con sus ventas en desarrollar proyectos de acceso a agua potable en países en vía de desarrollo. Desde su lanzamiento en septiembre de 2016 ha dado acceso a agua a más de 11.000 personas. También, durante el Día Mundial del Agua 2019, y para colaborar en la concienciación sobre este problema, BBVA iluminó con una enorme gota de agua azul sus edificios principales en Madrid (La Vela) y Ciudad de México (Torre BBVA Bancomer).

BBVA y los ODS

El ‘Compromiso 2025‘ se enmarca en el esfuerzo de BBVA por contribuir a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Impulsados por Naciones Unidas dentro de la Agenda 2030 sobre Desarrollo Sostenible, son una llamada universal a la adopción de medidas para poner fin a la pobreza, proteger el planeta y garantizar que todas las personas gocen de paz y prosperidad. Estos 17 objetivos incluyen nuevas esferas como el cambio climático, la desigualdad económica, la innovación, el consumo sostenible y la paz y la justicia, entre otras prioridades. En conjunto, BBVA contribuye a todos los ODS, dado el amplio abanico de negocios del Grupo, incluida la actividad de la Fundación Microfinanzas, y su presencia global.

Con su ‘Compromiso 2025’, BBVA está contribuyendo a la lucha contra el cambio climático y apostando por el desarrollo sostenible. Con esta iniciativa, la entidad pretende movilizar 100.000 millones de euros hasta 2025 para luchar contra el cambio climático, y fomentar el desarrollo de infraestructuras sostenibles, así como mitigar su huella medioambiental, e involucrar a todo el sector para la promoción del desarrollo sostenible.