Nanopartículas de aceite de oliva para descontaminar el agua

Un equipo de investigadores desarrolla un elemento de bajo coste que limpia el agua y al mismo tiempo elimina residuos difíciles de tratar

El Grupo de Investigación Residuos, Energía, Medioambiente y Nanotecnología (REMAN) de la Universidad de Alicante ha fabricado nanopartículas de hierro metálico, de menos de 0.05 micras de diámetro, capaces de eliminar pesticidas y metales pesados como cromo, níquel, cobre o zinc presentes en el agua. Contaminantes que derivan de actividades industriales como el acabado de productos metálicos, la producción de pigmentos o de la fertilización de cosechas.

Este trabajo parte de la tesis doctoral de la investigadora de la UA Blanca Calderón en la que utiliza el residuo de la producción de aceite de oliva para preparar estas nanopartículas encapsuladas en una matriz carbonosa.

En concreto, Calderón ha desarrollado un método de producción ´low cost´ para la síntesis de estas nanopartículas que consiste en la carbonización hidrotérmica (HTC), parecido a una olla a presión, del alpechín que se produce en las almazaras.

“De esta manera, se consigue cumplir principios de sostenibilidad ya que es posible obtener un nanomaterial valioso a partir del aprovechamiento de un residuo difícil de tratar por su fitotoxicidad, es decir, por el efecto contaminante que produce el alpechín”, señalan los investigadores de la UA y directores de la tesis, Andrés Fullana e Ignacio Aracil.

Son muchos los estudios que han probado como los nanomateriales muestran altas capacidades de adsorción para retirar del agua metales pesados, aceites, disolventes orgánicos y contaminantes emergentes. Es por ello, que la nanotecnología se presenta como un campo lleno de posibilidades con gran potencial que puede dar una solución global al tratamiento de aguas tóxicas para el ser humano.

Leer artículo completo en Diario INFORMACIÓN