Misión Posible: tecnología para enseñar a salvar las Tablas de Daimiel

tablas de daimiel

El acuífero que nutre a las tablas de Daimiel es una inmensa bolsa de agua de más de 5.500 kilómetros cuadrados. / Pablo García Armentano

El acuífero que nutre a las tablas de Daimiel es una inmensa bolsa de agua de más de 5.500 kilómetros cuadrados

En un lugar de La Mancha de cuyo nombre no podemos olvidarnos, ha desde hace siglos un humedal que se extiende por más de 3.000 hectáreas. Sin embargo, las Tablas de Daimiel ocuparon, una vez, 10 veces más territorio. La sobreexplotación del agua que nutre este tesoro de la biodiversidad las ha dejado bajo mínimos. Una situación que WWF y Coca-Cola han estado más de un lustro intentando revertir.

Las Tablas de Daimiel son símbolo de la reserva de la biosfera La Mancha Húmeda y orgullo de una de las regiones agrícolas más productivas de España. Pero esto no siempre ha sido así. Cultivos de cereales como el maíz o la cebada, melonares, huertos de berenjenas, cebollas y ajos y, claro, la viña manchega, compiten todavía hoy por el agua del acuífero 23, pieza clave del sistema hidrológico de la Cuenca Alta del río Guadiana y aporte esencial para el humedal de las Tablas.

“Al principio, las Tablas de Daimiel eran un lugar increíble con gran cantidad de agua. Pero hubo un tiempo en que el uso del agua para agricultura era tan intenso, que la situación era casi de sequía”, señala Juan José Litrán, director de Relaciones Corporativas de Coca-Cola Iberia.

El proyecto Misión Posible, desarrollado por WWF y Coca-Cola desde 2012 y hasta 2017, ha buscado devolver esta inmensa bolsa de agua de más de 5.500 kilómetros cuadrados de extensión a un estado saludable. En ese tiempo, se han recuperadocasi 3.000 millones de litros de agua. Casi tres veces la cantidad de agua necesaria para llenar el Santiago Bernabéu hasta la cubierta.

Leer artículo completo en Coca-Cola España