Más de tres millones de lentillas desechables acaban en los desagües

No están seguros de dónde tirarlas o no han pensado que se pueden reciclar. La respuesta ante esta incertidumbre es sencilla

Aunque quizás no lo sepas, estas lentillas desechables tienen un efecto muy dañino para el medio ambiente, a pesar de su aspecto frágil a simple vista tienen más repercusión para nuestro planeta que muchas otras cosas.

Las lentillas desechables son frágiles y, al parecer, nada dañinas. Aunque para el medio ambiente puede llegar a ser un problema importante.

Dentro de los tipos de lentillas que hay en el mercado, nos encontramos con las de un solo uso o con las reutilizables durante un mes, y según las estadísticas, más de 2,5 millones de españoles las utilizan de ambos tipos. La caducidad de dichas lentillas plantea un reto medioambiental, ya que se ha demostrado un hábito nada recomendable por parte de las personas que las usan: tirar las lentillas por el desagüe o por el inodoro.