La Unión Europea suspende en la calidad de sus aguas

simbolo-fluvial-nutria

Un informe de la Agencia Europea de Medio Ambiente indica que solo el 40% de los ríos, lagos y humedales presenta un buen estado ecológico

Las aguas de las que depende Europa siguen en una situación crítica. Sólo el 40% de las masas de agua de los ríos, lagos, humedales o acuíferospresentan un buen estado global ecológico, según el último informe de laAgencia Europea de Medio Ambiente. Pese a los avances experimentados en las últimas décadas, la contaminación de estos recursos, los cambios morfológicos (presas, grandes embalses) o la extracción excesiva de caudales siguen siendo las principales amenazas para la salud de estos ecosistemas a largo plazo. En España, el 45% de los ríos, humedales y estuarios, y el 44% de los acuíferos están en mal estado.

Los estados miembros de la UE han realizado esfuerzos notables para mejorar la calidad del agua mediante la mejora del tratamiento de las aguas residuales y la reducción de la escorrentías de contaminantes procedentes de las tierras de cultivo. Pero todo esto está resultado insuficiente; entre otras razones porque la propia directiva marco del agua no se contenta con garantizar la calidad química del agua, sino que exige a los países una recuperación ecológica integral de los ríos, estuarios y demás, es decir, que estos tengan fauna, vida, bosques de ribera…. El estado ecológico global no ha mejorado desde la última evaluación, hecha por la Agencia Europea de Medio Ambiente en el 2012.

El informe destaca que, entre las principales presiones que impiden un más alto grado de recuperación de las masas de aguas (unidades de gestión en que se dividen ríos, humedales y demás), están las potentes barreras que bloquean los ríos (presas y los grandes embalses) o las canalizaciones de hormigón, que hacen cambiar la circulación de los caudales de ríos o arroyos.

La transformación morfológica afecta al 40% de estas masas de agua; la contaminación por fuentes difusas (de origen agrícola, principalmente), al 38%; la contaminación por vertidos localizados, al 18%, y la sobreexplotación del agua, al 7% En general, los principales impactos y presiones que sufren las aguas en Europa son la contaminación por nutrientes (fertilizantes usados en la agricultura), la contaminación química y la alteración de los hábitats debido a estos cambios y transformaciones morfológicas en los ríos.

Leer artículo completo en LA VANGUARDIA