La salud del mundo pasa por invertir en la calidad del agua

El cólera es tan solo un ejemplo más de las enfermedades que puede contener el agua

En la actualidad existen más enfermedades relacionadas con el agua que causan la muerte a unas dos millones de personas al año y que, según la ONU, se podrían evitar tan solo invirtiendo en la mejora del saneamiento y suministro de agua

Las intensas tensiones políticas estallaron irremediablemente en Sudán del Sur a finales del 2013, desatando en el proceso una profunda guerra civil que obligó millones de personas a desplazarse hasta posiciones más seguras, como las que tenía las Naciones Unidas (ONU) repartidas por todo el territorio, en busca de salud y protección.

La esperanza por alcanzar esa seguridad acabó por desbordar las instalaciones de la ONU en pocas semanas y, tal y como recuerda la Organización Mundial de la Salud (OMS), más que a las armas, se empezó a temer a un enemigo invisible que, según las estimaciones, prometía llevarse por delante a cientos de personas: el cólera.

Dicho y hecho, cinco meses después del estallido se registró el nacimiento de un violento brote de cólera en Sudán del Sur. Sin embargo, las personas desplazadas que vivían en los campamentos improvisados de las Naciones Unidas no se vieron apenas afectadas, a excepción de unos casos aislados.

Su secreto fue la prevención, que se sustentó en dos pilares esenciales: vacunación y saneamiento. Al primero lo definieron como una herramienta eficaz en situaciones de emergencia, aunque fue el segundo quien realmente contuvo la enfermedad ya que el cólera, al igual que otras enfermedades diarreicas, se transmite por la presencia de bacterias presentes en agua y alimentos contaminados.

Leer artículo completo en el Ágora