La letrina como polo de desarrollo

Fundacion-We-Are-Water

La falta de saneamiento es el problema higiénico más grave que tiene la humanidad

A tres años del desafío de reinventar la letrina, lanzado por la Fundación Bill & Melinda Gates, la tecnología demuestra que se puede acabar con la defecación al aire libre y obtener nuevos recursos de los excrementos. El proyecto de RTI International es un buen ejemplo. En él participan la Fundación We Are Water y la empresa Roca, a través del Roca Design Center.

La falta de saneamiento es el problema higiénico más grave que tiene la humanidad. Más allá de la indignidad que supone vivir sin retrete, esta carencia es causa permanente de todo tipo de enfermedades, alta mortandad infantil, inseguridad para las mujeres, absentismo escolar y contaminación fecal del agua.

Según las Naciones Unidas, en la actualidad 2.500 millones de personas carecen de acceso a saneamiento mejorado y alrededor de 1.000 millones practican la defecación al aire libre.

¿Cómo debería ser la solución que acabe con esta lacra? El problema es complejo. El saneamiento se define como el conjunto de instalaciones que permiten eliminar los residuos que genera la actividad humana de una forma efectiva, higiénica y respetuosa con el medio ambiente. Si observamos estas instalaciones en cualquiera de los baños de nuestros hogares, podemos ver que hay tres elementos fundamentales: el suministro de agua corriente, el retrete y las alcantarillas. Los 1.000 millones de personas que defecan al aire libre no tienen retrete en sus hogares, muy pocos tienen agua corriente y prácticamente ninguno pueden acceder a una red de alcantarillado.

El desafío de reinventar la letrina

¿Cómo puede plantearse que sin agua corriente y sin alcantarillas las personas puedan disponer de retretes higiénicos y sostenibles? En 2011 estas cuestiones llevaron a la Bill & Melinda Gates Foundation a lanzar el proyecto Reinvent the Toilet Challenge (RTTC) con el objetivo de crear una unidad de aseo independiente que no necesitase suministro exterior de agua, ni acceso al alcantarillado ni conexión a la red eléctrica. El nuevo retrete debería costar inicialmente cinco centavos de dólar ($ 0’05) por persona y día y llegar, una vez implementado, a un solo centavo ($ 0,01).

proyecto-RTI

La fundación de los esposos Gates lanzó un concurso de becas al que se acogieron varias universidades y equipos de diseño de todo el mundo. Uno de los premiados fue RTI Internacional, un instituto independiente sin ánimo de lucro que proporciona servicios de investigación y desarrollo tecnológico a gobiernos e instituciones en todo el mundo con el objetivo de mejorar la condición humana. El Roca Design Center pasó a colaborar con RTI para desarrollar la interfaz de usuario, es decir, la placa de cerámica de la letrina y el sistema de descarga de agua.

La Fundación We Are Water apoyó desde sus inicios el proyecto ya que la consecución de sus objetivos supondría un gran avance en la lucha contra la lacra que supone la falta de saneamiento básico en el mundo: lograr un retrete autónomo de implementación sostenible en las zonas más pobres del mundo.

Leer artículo completo en We Are Water