La falta de agua reduce el efecto fertilizante del CO2

El reverdecimiento de la tierra se aproxima a su límite

Un estudio publicado en Science, con participación española, revela que el efecto fertilizante que el exceso de CO2 tenía sobre la vegetación está disminuyendo en todo el mundo a causa de la falta de agua y nutrientes. Esta tendencia provocará cambios severos en el clima

La vegetación tiene un rol clave en la mitigación del cambio climático porque reduce el exceso de CO2 de la atmosfera que emitimos los humanos. Igual que cuando los deportistas se dopan con oxígeno, las plantas también sacan provecho de las grandes cantidades de CO2 que se acumulan en la atmósfera. Si hay más CO2 disponible, hacen más fotosíntesis y crecen más, lo que se llama el efecto fertilizante del CO2. Cuando las plantas absorben este gas para crecer, lo retiran de la atmósfera y queda secuestrado en las ramas, el tronco o las raíces.

Un artículo publicado en Science, codirigido por el Profesor del CSIC en el CREAF Josep Peñuelas y el profesor Yongguan Zhang de la Universidad de Nanjin, con la participación de los investigadores del CREAF Jordi Sardans y Marcos Fernández, pone en evidencia que este efecto fertilizante del CO2 está disminuyendo en todo el mundo.

El estudio, desarrollado por un equipo internacional, concluye que la reducción ha llegado al 50% de forma progresiva desde 1982 debido, básicamente, a dos factores claves: la disponibilidad de agua y la de nutrientes. “La fórmula no tiene ningún misterio, las plantas para crecer necesitan CO2, agua y nutrientes. Por mucho que aumente el CO2, si los nutrientes y el agua no aumentan en paralelo, las plantas no podrán aprovechar el aumento de este gas”, explica el profesor Josep Peñuelas. De hecho, hace tres años él mismo advirtió en un artículo en Nature Ecology and Evolution que el efecto fertilizante no iba a durar para siempre, que las plantas no pueden crecer de forma indefinida porqué hay otros factores que las limitan.

Leer articulo completo en el Ágora