La depuradora abre sus puertas (y las conciencias)

La instalación acogió una jornada sobre la depuración y el presente del agua, enmarcada en un ciclo que se celebra hasta el 22 de marzo

Manuel Martínez situó la reducción de la “cultura del pozo negro” como el gran reto al que se enfrenta la Isla en esta materia.

a depuración y el presente del agua fueron ayer los protagonistas del ciclo de charlas y debates que la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) del Noreste acoge desde el pasado 22 de febrero. Se trata de una iniciativa que culminará coincidiendo con el Día Mundial del Agua -22 de marzo- y que tiene entre sus objetivos principales la concienciación, que, precisamente, se convirtió en uno de los conceptos axiales que subyacieron en la cita de este sábado.

“El gran reto que tiene la Isla es el intentar reducir al máximo posible la cultura del pozo negro”, sintetizó el consejero insular de Aguas del Cabildo de Tenerife, Manuel Martínez, en el arranque del acto, antes de dar paso a la ponencia de la profesora de la Universidad de La Laguna (ULL) Luisa Vera. “En la Isla antes había mucha escasez de agua y se administraba muy bien como recurso, pero nos hemos olvidado de que, una vez utilizada, se está vertiendo a gran cantidad de pozos negros y tenemos que solucionar esa situación”, detalló previamente Martínez en declaraciones a este periódico.

La mañana empezó con una visita a las instalaciones: la llegada de las aguas, la separación de los residuos, el sistema de succión de olores… “A raíz del problema de la cianobacterias se ha constatado que estos temas interesan, y queremos abrir a la ciudadanía y explicarles cómo funciona una depuradora”, precisó el político sobre esta propuesta del Consejo Insular de Aguas de Tenerife (CIATF). Asimismo, se refirió a la voluntad que tienen de convertir la infraestructura de Valle de Guerra en un parque urbano con un aula medioambiental en el que poder concienciar a la población “del uso eficiente del agua y de qué es lo que ocurre una vez que le damos a la cisterna en nuestros hogares y dónde van esas aguas”.

Actualmente se está avanzando para cambiar esa última parte del proceso. En Aguas residuales: oportunidades y retos en su depuración, Luisa Vera indicó que Europa ha llamado a sus estados miembros a la reutilización de las aguas que se depuran, y precisó que en ese proceso se pueden generar bioplásticos, biocombustibles o biotecnologías. Según explicó, el futuro va en la línea del “concepto de biorrefinería o instalación recuperadora de recursos“.

Leer articulo completo en EL DÍA.es