La contaminación del agua origina el 25% de las enfermedades en Gaza

playa-israeli-zikim

Un estudio estadounidense señala la polución de los acuíferos del enclave palestino como principal causa de mortalidad infantil

La predicción de Naciones Unidas de que la franja de Gaza será inhabitable a partir de la próxima década está empezando a cumplirse. Ya no es potable el 97% del agua de que disponen los dos millones de habitantes del enclave costero palestino, sometidos al bloqueo de Israel y con la frontera egipcia clausurada la mayor parte del tiempo. Después de tres devastadoras guerras libradas con el Ejército israelí en los últimos 10 años, las infraestructuras de distribución y saneamiento han colapsado. De acuerdo con un estudio estadounidense, una cuarta parte de las enfermedades que sufren los gazatíes se deben a la contaminación del agua, que se ha convertido además en la mayor causa de mortalidad infantil.

El 12% de los fallecimientos de menores en Gaza son achacables a afecciones gastrointestinales, según el informe de Rand Corporation citado por el diario israelí Haaretz. Gérmenes como el rotavirus (causante de gastroenteritis), la salmonela o el cólera se han extendido por canalizaciones, pozos y acuíferos, constatan los expertos del citado laboratorio de ideas, que ha colaborado en el pasado con la Administración y las fuerzas de seguridad norteamericanas.

A partir de la salida de las tropas israelíes de la Franja, en 2005, y después de que el movimiento islamista Hamás se hiciese con el poder en el enclave mediterráneo, en 2007, Israel dejó de suministrar casi por completo agua a Gaza, que depende de los caudales del sobreexplotado acuífero costero y de una limitada capacidad de desalinización.

Leer artículo completo en EL PAÍS