La CHE inicia los trabajos de mejora de la dinámica fluvial en el río Huerva en la provincia de Zaragoza para reducir el riesgo de inundación

Se recuperará la capacidad de desagüe, reduciendo así los riesgos de desbordamientos, y se acondicionarán tramos de ribera para evitar la erosión

  • Las intervenciones que se han iniciado en Mezalocha y Villanueva de Huerva, se realizarán también en Vistabella, Villarreal de Huerva y Badules

La Confederación Hidrográfica del Ebro (Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico) ha iniciado la obra de mejora de la dinámica fluvial del río Huerva en la provincia de Zaragoza con un presupuesto de 103.910 euros. Los trabajos han arrancado esta misma semana en las localidades de Mezalocha y Villanueva de Huerva.

Las actuaciones buscan la recuperación de la capacidad de desagüe en varios tramos reduciendo los riesgos de desbordamiento y acondicionar tramos de ribera para evitar la erosión y restaurar el corredor ecológico.

Además de Mezalocha y Villanueva de Huerva, se trabajará en Vistabella, Villarreal de Huerva y Badules, aunque el ámbito del proyecto queda abierto a actuaciones similares a las definidas en toda la cuenca del río Huerva que puedan ser detectadas durante la realización de los trabajos.

Conservación de cauces

Los trabajos se enmarcan dentro del Programa de conservación de cauces que la Confederación Hidrográfica del Ebro desarrolla en toda la cuenca para mantener en buen estado los cauces, detectar zonas potencialmente peligrosas, mejorar la capacidad de desagüe y en caso de avenidas, evitar desbordamientos.

Estas actuaciones se integran en el Plan de Gestión de Riesgo de Inundación del Ebro (el PGRIEbro), que responde a una fórmula básica 3P+R: prevención, protección, preparación y reparación, esta última dirigida a la recuperación y revisión tras las inundaciones. La revisión de este Plan para el próximo sexenio, hasta  2027, se encuentra actualmente en consulta pública, abierto a la participación de toda la sociedad.

Ebro Sostenible

El proyecto, además, responde a los principales ejes de acción del Organismo definidos para un Ebro Sostenible. El eje 4 recoge la renovación de la visión de la dinámica fluvial, tanto la necesidad de incorporar nuevas medidas ambientales e implantar caudales ecológicos, como el trabajo para devolver a los ríos el espacio que necesitan.

Los otros cuatro ejes que también guían los objetivos de la Planificación Hidrológica y de la actuación de la CHE, son la mejora del conocimiento, la mejora de la gestión, las acciones para el buen estado de las masas de agua y la garantía de suministro para usos esenciales.