La CH Miño-Sil retira la planta acuática invasora “Ludwigia grandiflora” detectada en el río Barbaña y en el regato dos Muiños

La Confederación Hidrográfica del Miño-Sil (CHMS) procede a la retirada de la planta acuática invasora “Ludwigia grandiflora”, detectada en el río Barbaña y en el Regato dos Muiños –conocido como río Barbañica-

  • Actúa como trampa de sedimentos, acelerando el proceso natural de colmatación y reduciendo la capacidad hidráulica de los cauces
  • Podría producir una disminución de la biodiversidad al impedir el desarrollo de otras especies autóctonas
  • La “Ludwigia grandiflora” figura en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras, aprobado por el Real Decreto 630/2013 de 2 de agosto

Esta especie figura en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras, aprobado por el Real Decreto 630/2013 de 2 de agosto y está definida como una planta acuática continental, originaria de América del Sur, introducida y diseminada en Europa a principios del siglo XIX para uso ornamental.

La problemática estriba en su gran capacidad de adaptación y dispersión, de difícil control y que puede producir efectos adversos muy importantes en el medio acuático, entre los que destacan los siguientes:

  • Al disponer de un sistema radicular potente, así como tallos subterráneos, la planta actúa como trampa de sedimentos, acelerando el proceso natural de colmatación reduciendo la capacidad hidráulica de los cauces que ocupa.
  • Puede llegar a formar auténticos diques vegetales en ríos y canales, generando riesgos sanitarios por la retención de todo tipo de sólidos flotantes, basuras, etc
  • Produce una alteración de las condiciones físico-químicas del agua causada tanto por los procesos de descomposición de la planta, como por la falta de luz, dada su tendencia a formar extensos tapices sobre la superficie del agua, que favorece el agotamiento del oxígeno en el agua, dificultando e impidiendo el desarrollo de la flora y fauna autóctona.
  • Da lugar a una disminución de la biodiversidad al impedir el desarrollo de otras especies autóctonas, ya que compite ventajosamente con las especies autóctonas de macrófitos

Por todo ello, en muchos de los casos la única posibilidad es evitar o mantener controlada la expansión de sus poblaciones, siendo fundamental su detección tempranamente y su retirada de forma manual, siendo éste el método más eficaz, más respetuoso ambientalmente y el mejor para evitar la dispersión de fragmentos de planta en las tareas de retirada.

Inicio de las actuaciones

Los trabajos de retirada manual de la planta han comenzado ayer en el Regato dos Muiños e irán avanzando por el cauce del Barbaña hasta la desembocadura con el Miño.

Al tratarse de una especie invasora, los restos vegetales que se retiran (tallos, raíces) son transportados en sacos cerrados a una planta de compostaje gestionada por el Concello de Ourense. Asimismo, para evitar la propagación de la “Ludwigia grandiflora”, han sido instalados dispositivos de retención, tanto en los puntos de trabajo, como en la desembocadura del río Barbaña.

Estas actuaciones están enmarcadas dentro del Encargo a la empresa TRAGSA que este Organismo de cuenca ha firmado el pasado 21 de agosto, como Plan de choque para el acondicionamiento y conservación del dominio público hidráulico y mejora de la capacidad hidráulica de los ríos para las provincias de Ourense y Pontevedra, cuya inversión supera los 470.000 euros.

“El Plan de choque se ideó como refuerzo de las actuaciones de conservación del dominio público hidráulico en los ríos de las provincias de Ourense, Pontevedra y Zamora, que está en marcha desde 2018 y que concluirá en 2020, y en las que el Gobierno de España está invirtiendo más de 766.000 euros” ha matizado Jose Antonio Quiroga, presidente del Organismo.