Brasil | Una marea de basura expone el deterioro ambiental de Río de Janeiro

Brasil se ha convertido en el cuarto productor mundial de basura plástica

En Río de Janeiro, la banda sonora ha cambiado. Ha pasado de los ritmos de la samba al sonido de plásticos y cristales meneados por el oleaje, un fenómeno que pone de manifiesto los alarmantes niveles de contaminación de la urbe. Al pasear por la Bahía de Guanabara, en Río de Janeiro, se puede apreciar una melodía que recuerda a un contoneo de campanas, pero, lo que en un principio puede parecer un agradable sonido de la costa de la conocida como Ciudad Maravillosa, se convierte en una estremecedora imagen al descubrir que el origen de la música es la cantidad de contaminación que se amontona en sus orillas.

Latas de refrescos, bolsas de plástico, tapones, bolsos, ropa y calzado e incluso sofás, bañeras o cajas de detergente son algunos de los objetos que se pueden ver acumulados en la Bahía de Guanabara, una de las zonas más contaminadas de Río, y que, debido al impacto de la basura, recuerda en algunos puntos a un basurero.

Bruna Marques trabaja como asistente administrativa en un edificio enfrente de la Bahía de Guanabara y por costumbre en algún descanso del trabajo acude a la orilla para apreciar el visual, que ahora luce contaminado. “Ya estoy acostumbrada a ver esto muy sucio, es muy triste porque el paisaje es muy bonito pero incluso con la marea alta se puede ver toda la basura que se acumula”, explica. Ella apunta que el color del agua está turbia y que ahora los peces “saltan más para respirar en busca de oxígeno” debido a la contaminación del agua.

Leer artículo completo en Noticias de Gipuzkoa