MALI: 12.000 personas mejoran su acceso al agua potable

Finaliza el proyecto de acceso a agua, higiene y servicios básicos con el apoyo de la Fundación Altadis

Mali es uno de los países más pobres del mundo, ocupando el puesto 182 de 189 en el Índice de Desarrollo Humano (IDH). Afectado por conflictos y con más de 100.000 personas desplazadas internamente, Mali sufre además el azote del cambio climático de forma especialmente virulenta. Cada año, entre junio y septiembre, se agotan las reservas de grano y la población sufre escasez de alimento. Además, las sequías y la merma en los pastos provocan importantes pérdidas en el ganado, principal medio de vida para la población.

En este contexto nació el proyecto “Mejora del acceso al agua potable, higiene y servicios sociales básicos de las aldeas Tichy y Monoback Sarakolé, Círculo de Kayes, Mali”, ejecutado por ONG Rescate y financiado por la Fundación Altadis, que acaba de concluir. A través del mismo se ha mejorado el acceso al agua de unas 12.800 personas de dos poblaciones aisladas del Sahel maliense, las aldeas de Tichy, en la Comuna de Djélébou y Monoback Sarakolé, en la Comuna de Koussane. Para ello se han mejorado dos pozos perforados existentes, incorporando sistemas de extracción solar, tanques de almacenamiento de agua y un sistema de distribución de agua potable a la población.

Así, en la aldea de Tichy se ha llevado el agua a 5 fuentes, una de ellos en el Centro de Salud Comunal que da servicio a unas 4.300 personas al año. Se estima que con las obras realizadas se podrá dar 40m3 de agua potable por día a unos 87 hogares (aproximadamente 8.700 personas). Por su lado, en Monoback se han construido 3 fuentes, que abastecerán a 41 hogares (4.100 personas). Hay que destacar que las comunidades han contribuido al proyecto, haciendo posible que se haya superado el número de beneficiarios inicialmente planificado.

Además, en Tichy se han rehabilitado las letrinas de la escuela, y tanto en Tichy como en Monoback se han realizado sesiones de sensibilización donde se ha implicado al personal de los centros comunales de salud.

Fuente: ONG Rescate