Grafeno para desalinizar agua de mar

grafeno-agua-mar

Nanocientífico mexicano investiga en Japón con grafeno para desalinizar agua de mar

  • Las formas de reutilizar el líquido se hacen imperantes debido al crecimiento de la población, de ahí la importancia en la investigación del científico potosino
  • El sistema nanotecnológico para filtrado de agua emplea óxido de grafeno, el cual separa moléculas de cloruro de sodio en el agua de mar debido a los poros entre las láminas de óxido de grafeno y su carga eléctrica

Más del 95 por ciento del agua de la Tierra es salada y, de la dulce, un 70 por ciento está congelada. De ahí la importancia de encontrar las vías más eficaces para hacer potable el líquido para uso humano. Esa es una de las líneas de estudio del científico mexicano Aarón Morelos Gómez, quien actualmente investiga sobre membranas de óxido de grafeno para desalinizar agua de mar o descontaminar el líquido de procesos industriales y que pueda usarse para consumo humano.

Hasta ahora los resultados son alentadores pues con la membrana de grafeno se eliminaron 85 por ciento de sal en agua de mar y hasta el 96 por ciento de las moléculas de colorante, que son muy comunes en los ríos que reciben descargas de desechos de la industria textil.

Un par de años después de haber concluido su doctorado en ciencias aplicadas a nanociencias y nanotecnología en el Instituto Potosino de Investigación Científica y Tecnológica, Morelos Gómez fue invitado a unirse al Centro de Innovación Global del Agua, en Nagano, Japón, donde realiza su investigación científica.

El sistema nanotecnológico para filtrado de agua emplea óxido de grafeno, el cual separa moléculas de cloruro de sodio en el agua de mar debido a los poros entre las láminas de óxido de grafeno y su carga eléctrica. El equipo científico al que pertenece el mexicano trabaja para evitar la adhesión de material orgánico y tolerar procesos químicos de limpieza rutinaria: “Un problema del óxido de grafeno es que es muy fácil de dispersar en agua, entonces se despegaba fácilmente durante pruebas iniciales de filtrado, por lo que se aplicó un adhesivo para fijar el óxido de grafeno.”

Leer artículo completo en LJA