En Antofagasta, navegando en las aguas de la diversificación de matriz hídrica sobre el Iceberg A-68

Eficiencia y diversificación de la matriz hídrica, fue el título y pivote central del Workshop de la Red de Investigación en Recursos Hídricos celebrado la primera semana de octubre en Antofagasta

El tema surge como una necesidad de generar conocimiento, tecnología e innovación para asegurar el acceso y disponibilidad de agua tanto para consumo humano, funciones ecosistémicas y actividades productivas. Eso decía, en síntesis, la invitación que llego a mi casilla.

En Antofagasta los diversos centros de investigación del país con competencia en la temática hídrica discutimos sobre las siguientes preguntas: ¿que hemos hecho?, ¿qué aprendizajes podemos transferir? y ¿cuáles son prioridades para la ciencia y tecnología? Siempre dentro del contexto de diversificación de matriz hídrica. Fue motivante para la conversación el haber visitado una planta que extrae agua de mar, desaliniza, potabiliza y abastece de agua potable a la ciudad de Antofagasta, constituyéndose este un ejemplo de uso de una fuente de agua no convencional, lo que permitió identificar los aspectos que deben y pueden ser abordados por el quehacer científico y tecnológico, al momento de evaluar la cuestión de la diversificación.

Fue extraño pero estando dentro de la planta desalinizadora y mientras escuchaba sobre la ingeniería del proceso que elimina la sal del agua de mar, me puse a pensar en témpanos y tempanitos. Se me vino a la cabeza como a mediados de año (julio, 2017) la Antártica hizo noticia, un enorme iceberg se desprendió de la plataforma de hielo de Larsen C, surgiendo una serie de reportes noticiosos, hablando sobre las características de este gran bloque de hielo y como se relaciona el desprendimiento al cambio climático, obviamente los tenores de la noticia estaba en el grado de dramatismo y catástrofe que el medio de comunicación quiso dar a este evento.

Leer artículo completo en Prensa Antártica