Ciudad del Cabo, la agonía de quedarse sin agua

La mayor sequía de la historia, la rápida urbanización y la corrupción podrían convertir a la urbe más austral de África en la primera del mundo actual en quedarse seca. En tres meses se cierran los grifos. Así está sufriendo la ciudad esta pesadilla

Hace 30 años, diagnosticaron a Bridgetti un problema crónico en la espalda. Una parte de su terapia consistía en darse una ducha muy caliente para relajar los músculos, pero es un lujo que ya no puede permitirse. Sus espasmos son cada vez peores y ya no puede conducir. Ahora se lava tres días seguidos con una palangana para ahorrar agua. Al cuarto día se permite una ducha de tan solo un par de minutos.

No lavar el coche, llevar el pelo sucio o no tirar de la cadena se han convertido en muestras de fortaleza en Ciudad del Cabo, la ciudad más austral de África. Ahora, Bridgetti se dedica a liderar la resistencia desde su chalé en Constantia Village, un suburbio de clase media. Desde allí creó en marzo del año pasado la ONG Cape Town Water Crisis, con la que emite vídeos en directo a través de Facebook en los que entrevista a expertos. La finalidad es educar a la población acerca de los problemas de abastecimiento que vive su ciudad. La página cuenta con miles de seguidores y cada vez más capenses acuden a ella preocupados para informarse sobre cómo sobrevivir a la catástrofe natural que se les aproxima

Los niveles de agua en las presas de la región son críticos y el Gobierno municipal lleva meses intentando controlar el consumo. Desde el 1 de febrero, el límite es de 50 litros por persona al día. Si te pasas o no cuentas con el medidor correspondiente en tu casa, la multa puede ser de hasta 700 euros.

Pero ni con esas se puede evitar ya elDía Cero: según las últimas previsiones, el 11 de mayo se cerrarán los grifos. Las presas estarán a un 13.5% de su capacidad y todas las personas tendrán que hacer fila en uno de 180 puntos de agua localizados por toda la ciudad para recibir su ración de 25 litros de agua al día.

Leer artículo completo en EL PAÍS