Hacia la autosuficiencia energética de las depuradoras de aguas residuales

Esta iniciativa europea, desarrollada entre 2015 y 2019, hace posible el salto de escala laboratorio a planta piloto para rediseñar una depuradora urbana y reconvertirla en un proceso productor de energía

En la planta piloto ubicada en la depuradora de Rubí, se han alcanzado reducciones de hasta el 35% en el consumo de energía en el proceso biológico e incrementos de hasta el 35% en la producción de energía en forma de biogás

El consorcio del proyecto ha sido formado por la Agencia Catalana del Agua (ACA), Depuración de Aguas del Mediterráneo (DAM), la Water Supply and Sanitation Technology Platform (WssTP) y la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), que ha actuado como coordinadora del proyecto

A finales del mes de marzo se ha celebrado la sesión de balance y análisis final del proyecto europeo LIFE+ Saving-E (LIFE14/ENV/ES/ 000633), una iniciativa que permitirá avanzar hacia la autosuficiencia energética de las depuradoras de aguas residuales urbanas.

Con un presupuesto superior a los 1,1 millones de euros y un período de trabajo de tres años y medio (entre 2015 y 2019), el proyecto y los resultados obtenidos han girado alrededor de una planta piloto ubicada en la estación depuradora de aguas residuales (EDAR) de Rubí (Barcelona), que ha servido para analizar la eficacia y la eficiencia de una nueva tecnología que permitiría rediseñar una depuradora urbana para reconvertirla en un proceso productor de energía.

La tecnología Saving-E trata la materia orgánica que entra con el agua residual en un reactor aerobio de alta carga con bajo consumo de oxígeno. El lodo producido en este reactor tiene un gran potencial para la producción de metano, mayor que el que se consigue en una depuradora urbana actual. Posteriormente el agua residual entra en un reactor aerobio granular de nitritación parcial, donde el nitrógeno amoniacal se oxida parcialmente a nitrito, reduciéndose de forma sustancial los requerimientos energéticos de aireación respecto a los sistemas actuales de tratamiento. A continuación, en un reactor anammox granular, el nitrito y el amonio son conjuntamente transformados en nitrógeno gas, inocuo para el medioambiente, sin necesidad de aportación de materia orgánica.

El proyecto LIFE+ Saving-E ha demostrado, a escala piloto y con aguas residuales urbanas reales, tanto a altas como a bajas temperaturas (15ºC), que el balance energético de una depuradora urbana se puede mejorar hasta convertirla en un sistema con consumo nulo de energía o incluso, en un productor neto.

Ahorros de consumo e incrementos de producción de biogás

La aplicación de esta nueva tecnología a escala real haría posible un ahorro energético de hasta el 35% en el proceso biológico, el proceso que más consumo energético requiere en las actuales EDAR urbanas. Esta reducción del consumo de energía se complementa con un aumento del 35% en la producción de biogás, implementando un paso más hacia la autosuficiencia energética de las depuradoras y su contribución a la economía circular.

A lo largo del 2019, mediante un nuevo convenio firmado recientemente entre los socios, se operará la planta piloto para contrastar los datos obtenidos y consolidar los resultados previstos, en particular cuando se opera a bajas temperaturas. Estos resultados servirán para establecer las bases del futuro dimensionado a escala real de la tecnología Saving-E.