El sector del agua quiere reducir sus emisiones

rio-agua-mano

El sector del ciclo urbano del agua se ha sumado a la estrategia de economía circular

Los operadores de abastecimiento y saneamiento han comenzado a medir su contribución a las tendencias de conservación del medio ambiente y a minimizar su impacto en los entornos. No es algo que no estuvieran haciendo ya, pero ahora le ponen número. “Las empresas se están adaptando a las ideas y a las estrategias de la economía circular”, explicaba Fernando Morcillo, presidente de la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento (Aeas). Y tiene implicación directa sobre su negocio, tanto desde el punto de vista de la reutilización de agua y materia orgánica, como de energía y de cambio climático.

El consumo energético y el aprovechamiento de la energía es uno de los ámbitos donde más esfuerzos está realizando el sector. En este sentido, en España, la media de consumo energético por cada 1.000 litros de agua es de 0,98 kilovatios/ hora por metro cúbico. El consumo energético del servicio del ciclo integral del agua por hogar es de 117 kilovatios/hora, lo que supone menos que el gasto energético que se produce en el consumo en espera de los aparatos eléctricos que habitualmente tenemos en los hogares, y es 10 veces inferior al consumo producido por calentar el agua que consumimos en los hogares, según los datos del último Estudio Nacional de Suministro de Agua Potable y Saneamiento en España 2018, elaborado por Aeas y AGA. Según Morcillo, “el consumo del servicio es bajo y los operadores están trabajando para reducirlo. Calentar agua es lo que produce el mayor gasto energético, más de 10 veces que el del ciclo integral del agua”.

Además, el aprovechamiento energético producido por el sector, es decir, la generación de energía por parte de los servicios de agua urbana se sitúa en torno a los 456 gigavatios/hora al año, cifra equivalente a suministrar energía eléctrica durante un año a una población de 150.000 habitantes. El 72% de los operadores de los servicios de agua urbana cuenta con sistemas de aprovechamiento energético, el cual se consigue a través de energías renovables y verdes. El 40% de ese aprovechamiento se destina a autoconsumo.

Las formas de aprovechamiento en el sector se concentran en el biogás producido en las Estaciones de Depuración de Aguas Residuales (Edar) y en el potencial hidroeléctrico de los caudales de agua empleados. En concreto, en cuanto al volumen de biogás producido en las Edar, es de 138 Nhm3 al año, lo que sume 4,8 Nm3 por habitante al año. La generación de gas supone, en aquellas ciudades con este aprovechamiento, el 4% del volumen total de gas consumido por los hogares.

Leer artículo completo en elEconomista.es