El pulmón mediterráneo respira bajo el ancla

pradera-de-posidonia

De 1990 a 2010, se han construido 300 plantas de tratamiento de aguas residuales urbanas en Cataluña

Remontada en un mar repleto de obstáculos y amenazas. El estado de las praderas de posidonia, planta marina endémica del Mediterráneo clave para el equilibrio de la biodiversidad marina y gran productora de oxígeno, ha mejorado durante los últimos años en el litoral catalán, según los expertos. La mejora, sin embargo, se ve ralentizada debido a los fondeos descontrolados que verano tras verano se repiten en la costa. Se calcula que entre sus extensas praderas viven más de 400 especies vegetales y 1.000 de animales.

En verano, la imagen es recurrente a lo largo del litoral catalán, sobre todo en las pequeñas calas: una embarcación lanza el ancla a escasos metros de la costa. Horas o minutos después, cuando el ancla sale del agua, lo hace con decenas o centenares de hojas de posidonia arrancadas. Esta acción repetida sobre una pradera día tras día, verano tras verano, década a década, puede causar daños irreparables a una planta incluida en el Catálogo de Especies Amenazadas.

El problema, que los ecologistas llevan denunciando hace años, ha llegado al Síndic de Greuges, Rafael Ribó, quien ha abierto una investigación de oficio ante la presunta pasividad de la Generalitat para proteger a la planta. En un escrito presentado a principios de agosto, el Síndic cita una presunta falta de actuación de les administraciones competentes y solicita al Departamento de Territorio y Sostenibilidad que valore la conveniencia de adoptar un plan integral de protección de la posidonia en Cataluña.

Leer artículo completo en EL PAÍS