El monstruo de las alcantarillas

Las aguas no son un vertedero, para eso están los cubos de basura y los distintos contenedores

Hace dos semanas les hablábamos de los residuos sólidos urbanos, pero se nos quedaron pendientes los residuos líquidos urbanos, aunque su nombre técnico correcto es el de aguas residuales. Probablemente ustedes, en los últimos meses, hayan leído, escuchado y/o visto noticias sobre los graves problemas generados por los restos de las toallitas de limpieza que vertemos por los inodoros, vamos por el váter de casa. Ciudades como Londres, Nueva York, San Sebastián, Murcia o Córdoba han tenido grandes “atranques” o roturas en los colectores provocados por la acumulación de estos productos de limpieza que de forma incontrolada e inconsciente vertemos y si los vi no me acuerdo.

Estas toallitas, aunque tenga un tamaño reducido como se anuncian en sus envases, están fabricadas con un material que tiene una gran elasticidad y con el agua y el movimiento turbulento en las conducciones de la red de saneamiento sufren una elongación que las lleva a alcanzar más de un metro de longitud. El resultado final son enormes tapones que obstruyen las conducciones y pueden provocar roturas y reventones en las tuberías de saneamiento. Los gastos para las administraciones (y, en definitiva, para los ciudadanos que pagamos nuestros impuestos) se contabilizan en cientos de millones de dólares o euros.

En las imágenes que mostramos podemos ver esos “monstruos de las toallitas” que se han hecho famosos. Son monstruos granadinos, porque por supuesto Granada no está libre del problema. Bien lo saben los responsables de la gestión de las aguas residuales. Granada puede presumir de disponer de un agua para consumo humano de gran calidad; pero desde luego sus aguas residuales contienen los restos que todos los humanos del mundo eliminamos debido a necesidades fisiológicas, de aguas menores y mayores, digamos de forma suave. Si realmente solo desecháramos esos restos por el váter, en la EDAR (Estación Depuradora de Aguas Residuales) serían felices.

Emasagra, empresa responsable de la gestión integral del agua en Granada, cuenta con dos plantas depuradoras de agua: la BIOFACTORÍA Sur Granada (antes conocida como EDAR Sur), en el camino de Purchil; y la BIOFACTORÍA Vados Granada (antes conocida como EDAR Oeste), junto al puente de los Vados, ambas en el término municipal de Granada. Pero vayamos por partes. Emasagra gestiona todos los procesos del ciclo integral del agua: la captación, la potabilización y distribución, la recogida de las aguas residuales y su depuración para devolverlas al medio natural. La cuestión de captar las aguas, potabilizarlas y llevarlas hasta nuestros grifos parece que nos preocupa mucho y cuando por los grifos no sale el agua nos preocupamos y nos quejamos. Sin embargo cuando se va por el fregadero o por el váter parece que ya no es asunto nuestro y ahí empieza el problema que puede terminar convirtiéndose en un monstruo de alcantarilla.

Leer articulo completo en Granada Hoy