El mayor complejo subterráneo de protección contra inundaciones del mundo

El Proyecto G-Cans, también conocido como Canal de Descarga Subterránea Exterior del Área Metropolitana, es el mayor complejo subterráneo de protección contra inundaciones del mundo, situado entre Showa (en Tokio) y Kasukabe (en la prefectura de Saitama) dentro del Área del Gran Tokio, en Japón. Las instalaciones tienen como objetivo proteger a la propia ciudad de Tokio de las inundaciones durante las fuertes lluvias y tifones, e incluso de las subidas del nivel del agua ocasionadas por tsunamis.

gc-portada

Para ello se realiza la canalización de las aguas desbordadas de los ríos dentro de Tokio, a cinco silos a través de túneles. El agua es recogida en un gran tanque de almacenamiento, bombeándose hacia el río Edogawa, situado a una altitud inferior en las afueras de la capital de Japón.

Los trabajos de construcción del Proyecto G-Cans fueron iniciados en 1992, finalizándose a principios de 2009 con una inversión total de 1,5 mil millones de euros, siendo acometido por el Gobierno Japonés con la supervisión del Instituto de Tecnología e Ingeniería de Aguas Residuales de Japón.

[sz-youtube url=»http://www.youtube.com/watch?v=zUGFa6Kw7Xo» /]

 

Tokio presenciaba frecuentes daños por inundaciones que afectaban a la totalidad del área metropolitana, siendo la zona este la más afectada por su baja altitud. Ahora, gracias al Canal de Descarga Subterránea Exterior del Área Metropolitana, puede recoger las aguas de inundación de los ríos desbordados en Tokio como el Oochi Kotone, Kuramatsu, Nagakawa y Arakawa, drenándose posteriormente al río Edogawa, evitando de esta manera que la ciudad sufra daños.

La región de Saitama, donde se encuentra el río Edogawa, se localiza en el centro de la Llanura de Kantō en Japón a unos 20 metros sobre el nivel del mar. El Edogawa se divide desde el río Tone, pasando por varias ciudades antes de drenar el agua en la bahía de Tokio. Específicamente, el Proyecto G-Cans se inicia en Showa, Tokio, y se extiende a través de 6,4 kilómetros hacia Kasukabe, en Saitama.

El proyecto incluye cinco enormes silos, un túnel de conexión de 6,4 kilómetros, un tanque de almacenamiento y 78 bombas. Los cinco silos de contención de hormigón con una profundidad de 65 m y un diámetro de 32 m, situados dentro de determinados límites de los ríos, actúan como reguladores de caudal. Asimismo, los silos están conectados a un túnel de 10,6 m de diámetro, construido a 50 metros bajo la superficie de la ciudad, que pasa a través de los mismos. La función del túnel es enviar el agua al tanque de almacenamiento principal cuando los silos alcanzan su máxima capacidad.

foto 2 foto 3 foto 4 foto 5

La perforación del túnel se realizó mediante el método de escudo para evitar distorsiones debido a su profundidad, empleándose modernas tecnologías para su revestimiento secundario permitiendo reducir el coste de la construcción.

Por otra parte el tanque de almacenamiento de agua, popularmente llamado por los ingenieros japoneses como Templo Subterráneo, posee una altura de 25,4 m y una longitud de 177 m, soportado por 59 columnas que disponen de una altura de 20 m y un peso de más de 500 toneladas. El tanque está conectado a turbinas de 14.000 CV y 78 bombas. Concretamente, las turbinas son capaces de bombear hasta 200 toneladas de agua por segundo, y drenarlas al río Edogawa.

foto 6 foto 7 foto 8 foto 9

Para controlar la seguridad del proceso, el complejo dispone de una sala de control para el túnel y el tanque de almacenamiento. Las instalaciones permanecen en seco durante las temporadas de escasez de lluvia, permitiendo durante ese período estar disponible al público como una atracción turística dada la magnitud de la infraestructura que ostenta el récord mundial.

[sz-youtube url=»http://www.youtube.com/watch?v=QIepkv7Ck9k» /]

 

 

[sz-youtube url=»http://www.youtube.com/watch?v=YunkDHs-8YA» /]

 

Es un post de Fieras de la Ingeniería