El Grupo de Refrigeración Evaporativa de AEFYT incide en la importancia de la refrigeración evaporativa en entornos con escasez de agua

El principio de funcionamiento de la refrigeración evaporativa permite, a partir de una solución natural como es el agua, abordar algunos de los principales retos del desarrollo sostenible

  • El tratamiento que estos equipos realizan del agua contribuye al cuidado de medio ambiente, favoreciendo la reducción de los efectos del cambio climático
  • La refrigeración evaporativa resulta de especial utilidad en entornos de escasez de agua gracias al ahorro y aprovechamiento que realiza de este recurso

Las torres de enfriamiento y los condensadores evaporativos utilizan el agua como principal elemento del proceso de refrigeración. Es más, el uso que estos equipos hacen de este recurso forma parte de su ciclo hidrológico natural, en concreto en el punto del proceso correspondiente a la evaporación. El Grupo de Refrigeración Evaporativa de AEFYT (Asociación Española del Frío y sus Tecnologías) quiere recordar que el mantenimiento de los mismos conforme la normativa vigente garantiza la calidad del agua, la seguridad socio sanitaria y la eficiencia de las instalaciones.

Torres y condensadores se presentan como una tecnología limpia y respetuosa con el medio ambiente, esencialmente, gracias al uso que hacen del agua en su ciclo de funcionamiento. En este sentido, se favorece:

  • Reducción del consumo y mejora del aprovechamiento del agua: el 98% del agua que se usa en una torre es reutilizada, quedando un 1% para la evaporación y 1% para la purga. Torres y condensadores se convierten, de este modo, en alternativas especialmente eficaces en entornos con escasez de agua
  • Las mejoras de carácter tecnológico permiten considerar que el fenómeno de arrastre, con los separadores de alta eficiencia representa un 0,002% del caudal de agua en recirculación. La cantidad de agua que puede perderse en el arrastre es hasta 500 veces menor que el agua evaporada.
  • La escasa huella hídrica (HH) que dejan tras de sí, un beneficio en línea con la seguridad hídrica. Este indicador evalúa el volumen total de agua dulce empleado en la producción de bienes y servicios, un elemento a tener en cuenta en la valoración del coste económico y medioambiental de cualquier producto. La Huella Hídrica no solo permite evaluar qué tecnología es más conveniente en cada momento y para cada aplicación, sino que, además, se trata de una herramienta de concienciación.

Tal y como apunta Manuel Lamúa, gerente de AEFYT: “La refrigeración evaporativa realiza un uso responsable y sostenible del agua, nexo común de todos los retos del desarrollo sostenible. Hay que destacar la calidad del agua -garantizada por el control y mantenimiento al que se someten estos equipos -, su reutilización de modo seguro y la reducción de la contaminación”.

Concluyendo, hay que recordar que el principio de refrigeración evaporativa, que utiliza el agua como base del proceso de enfriamiento, desempeña un papel fundamental en la industria moderna, donde se constituye como una de las alternativas más eficaces en el campo de la refrigeración. Estos equipos permiten aprovechar las ventajas que ofrece la utilización del agua como fluido caloportador con una cantidad mínima de agua perdida