El futuro del agua

Expertos imitan el comportamiento de los cactus para elaborar una membrana de hidrogel que capta la humedad ambiental para generar vapor de agua

El agua es un recurso limitado, a lo largo del tiempo no se ha tenido cuenta en exceso, pero es una realidad, no se ha valorado como se merece a pesar de ser un elemento básico para la vida a pequeña y a gran escala. Un individuo que sufra escasez de agua sufrirá las consecuencias, una tierra sin agua también.

El agua es fuente de vida, pero no por ello se ha respetado, si no, que, por el contrario, ha sido polucionada de manera consciente, malgastada y menospreciada. Con los últimos estudios del cambio climático que muestran a España como una región en riesgo de sequía, el agua parece que empieza a tomar relevancia.

En la empresa Caltech, son conscientes de que, de toda la superficie de agua que existe en el planeta, solo el uno por ciento de esta es potable. Al igual que muchas otras empresas y laboratorios, se hallaban buscando alternativas, pero ellos se fijaron en los cactus para la creación de su invento.

En el artículo publicado en la revista Nature Communications, los científicos del instituto explican que se trata de una membrana con secciones puntiagudas de hidrogel de microarquitectura que puede producir agua a través de la generación de vapor de agua solar y la recolección de niebla, dos procesos independientes que generalmente requieren dos dispositivos separados.

El desafío que se les presentaba con esta idea, era poder crear un artefacto que pudiese realizar los dos procesos. Así, durante el día, la membrana de hidrogel, que es hidrófila, absorbe la luz solar para calentar el agua atrapada debajo, que se convierte en vapor. Luego, el vapor se vuelve a condensar en una cubierta transparente, donde se puede recolectar. Por otro lado, durante la noche, la cubierta transparente se pliega y la membrana de hidrogel se expone al aire húmedo para capturar la niebla. Como tal, el material puede recolectar agua tanto del vapor como de la niebla.

Leer articulo completo en La Región