El Ebro ha echado al mar en 20 días el agua que consume España en todo un año

Las paradojas de la última riada del Ebro: costosas inundaciones y amplias zonas azotadas aún por la sequía

La última riada del Ebro que ha anegado 20.000 hectáreas en Aragón y ha dejado pérdidas de más de 25 millones de euros en esta tierra se ha saldado, también, con un enorme caudal que ha acabado en el mar sin posibilidad alguna de ser guardado en embalses. Los que hay no han dado más de sí, en una tierra que lleva décadas esperando pantanos prometidos y aún por construir, mientras gran parte de la cuenca del Ebro está castigada recurrentemente por la sequía.

El agua que ha acabado en el mar en este episodio de inundaciones ha superado ampliamente los 2.200 hectómetros cúbicos. Es un volumen enorme, equivalente al agua que consumen los hogares de toda España durante un año.

Según los registros oficiales de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), el embalse de Flix (Tarragona), el último pantano que tiene el Ebro antes de desembocar en el mar, lleva días soltando por sus compuertas más de 150 hectómetros cúbicos cada 24 horas, más de 150.000 millones de litros cada día.

El consumo doméstico de agua en España ronda anualmente los 2.200 hectómetros cúbicos de agua. Y prácticamente es lo mismo que el Ebro ha vertido al mar en las tres últimas semanas. El episodio de crecidas arrancó en torno al 9 de abril, se acentuó en los días siguientes y sus efectos aún se notan en el gran caudal que sigue llegando al Delta.

Leer artículo completo en ABC