El devastador futuro del agua

El aumento de la población provocará un estrés hídrico en el planeta. Ya se pueden empezar a tomar medidas para reducir el uso de este recurso

Las poblaciones crecen y, con ellas, la demanda mundial del agua. En los próximos años, las personas, empresas, granjas… aumentarán. Pero, ¿qué pasará con el agua? El mundo demandará más de la que se dispone. Un hecho que irá acompañado por un ascenso de las temperaturas y una escasez de precipitaciones en determinadas regiones. Más de mil millones de personas viven en regiones con escasez de agua. Hasta 3.500 millones podría experimentar esa escasez para el año 2025. Si a estos escalofriantes datos se le añade la grave contaminación que está terminando con los ecosistemas marinos y la sequía, las consecuencias son devastadoras.

Son 33 los países que se enfrentarían a un estrés hídrico en 2040. Y España es uno de ellos. Así lo indica un estudio realizado a escala mundial por el World Resources Insitute. Dicho estrés comienza cuando la demanda de agua es mayor que la cantidad disponible. Es decir, cuando hay dificultades para suministrar agua potable.

En España, el consumo medio de los hogares fue de unos 136 litros por habitante y día en 2016, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), cifra que la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento (AEAS) rebaja a 132 litros en 2018. En Galicia, la cifra se va hasta los 138 litros/habitante/día. Anualmente se suministran 260.000 millones de litros de agua en la comunidad gallega. Sin embargo, una parte ya que según el INE el 21,5 % se pierde a lo largo de su trayecto, bien por fugas, roturas o averías.

Leer articulo completo en La Voz de Galicia