El desastre español del agua

El tema del agua no preocupa absolutamente nada a los españoles y por supuesto menos a los políticos

Sin embargo, deberíamos estar muy preocupados, pues la gestión del agua que tenemos es un absoluto desastre. Debemos saber, que las políticas hídricas llevan mucho tiempo aplicarlas y ya no disponemos de ese tiempo.

La Unión Europea ha declarado a España como el país más árido del continente europeo. El 72% del territorio español está catalogado en una situación de estrés hídrico

Las previsiones del CEDEX (Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas) y el IPCC (Grupo de Expertos de la ONU), nos dicen que para el año 2100, habrá disminuido el agua disponible en España entre un 24 y un 40%. Sin embargo, el proceso se está haciendo cada vez más rápido del inicialmente previsto. El cambio climático está cambiando la concepción que teníamos del territorio español al dividirlo entre cuencas excedentarias y deficitarias. Actualmente, todas son deficitarias.

Las zonas más castigadas serán las zonas costeras del Mediterráneo, donde se concentra la mayor parte de la población y además soportan una gran presión hídrica con el turismo. Otra zona muy castigada será Castilla la Mancha.

El consumo de agua en el año 2017 fue en España de 29.000 Hm3. El 79% de toda el agua consumida fue para la agricultura, lo cual es una barbaridad. Somos junto a Portugal, los países europeos con la agricultura más derrochadora de agua. Sorprendentemente, este sector solo genera el 3,8% del PIB, unos 40.500 millones de euros anuales.

Hay dos tipos de agricultura de regadío en España:

  •  Uno eficiente que gasta el 10% del agua y genera el 90 % del valor agrícola.
  • El regadío ineficiente que consume el 90% del agua y solo genera el 10% de la riqueza agrícola.

Hay en España casi 3.800.000 de ha. y sigue creciendo. Sin embargo, todos los estudios recomiendan descender las ha de regadío hasta los tres millones, con lo cual ahorraríamos muchísima agua. La reducción se haría con aquel regadío poco productivo y al mismo tiempo potenciaríamos aquellas has. que aumentaran la producción y disminución del consumo de agua, que será fundamental en un futuro.

Otro aspecto importante, es que la ley marco del agua de la Unión Europea obliga a que el coste real sea pagado por el usuario, pero esto no se está cumpliendo en España. Todo aquello que exceda de 0,15 céntimos de euro el m3 no es rentable. Un ejemplo es el canal de Navarra que no paga el coste real del agua ¿Quién paga este desfase de tarifa? La respuesta es clara, todos los ciudadanos con sus impuestos ¿Es esto sostenible social y económicamente? ¿Por qué debemos financiar el agua a las multinacionales?

Leer artículo completo en nuevatribuna.es