El Comité de Autoridades Competentes informa sobre los nuevos mapas de peligrosidad y riesgo de la cuenca del Ebro

Más de 4.000 kilómetros de ríos tienen su reflejo en estos mapas que son una herramienta crucial para la prevención y preparación ante inundaciones

  • El Comité es uno de los máximos órganos de planificación de la CHE, con participación de representantes de la Administración Central, Comunidades Autónomas y Administración Local

El Comité de Autoridades Competentes de la Confederación Hidrográfica del Ebro, organismo autónomo adscrito al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, se ha reunido para informar la revisión y actualización de los últimos Mapas de Peligrosidad y Riesgo de Inundación de  la Demarcación del Ebro, un trabajo elaborado por el Organismo de cuenca con la colaboración de las Comunidades Autónomas y la coordinación del grupo nacional de inundaciones y que, además, acaba de concluir un periodo de información púbica de tres meses, para recibir propuestas de todos los interesados.

Se trata de los mapas de definición de Dominio Público Hidráulico, de la denominada Zona de Flujo Preferente y las inundaciones con periodo de retorno de 50 años. Estos se suman así a los mapas que ya fueron informados favorablemente por el Comité el pasado mes de mayo y que son los obligatorios para el reporte a la Unión Europea sobre el cumplimiento de la Directiva Europea de Inundaciones y que delimitan gráficamente la superficie anegada por las aguas para crecidas de alta probabilidad (periodo de retorno de 10 años), media probabilidad (periodo de retorno de 100 años) y baja probabilidad (500 años).

Los mapas de peligrosidad y riesgo son una herramienta fundamental para la gestión del riesgo de inundación, para tomar medidas de prevención (principalmente la ordenación del territorio) y preparación (acciones de los servicios de Protección Civil).

Con este paso se cuenta con mapas sobre más de 4.000 kilómetros de ríos, incluyendo los obligatorios para las Áreas con Riesgo Potencial Significativo de Inundación (ARPSIs) y además, otros que dan continuidad a esos tramos con riesgo potencial o que han sido definidos con riesgo alto importante de inundación.

Estos mapas son:

mapas de peligrosidad: comprenden la delimitación gráfica de la superficie anegada por las aguas para la ocurrencia de avenidas con periodos de retorno de 10, 100 y 500 años, valores que se han convenido como referencia para los eventos de alta, media y baja frecuencia de inundación. Además, incluyen los mapas correspondientes a las avenidas de 50 años de periodo de retorno, así como la delimitación del Dominio Público Hidráulico cartográfico y la Zona de Flujo Preferente (asociada a la zona de graves daños para las avenidas de frecuencia media-100 años de periodo de retorno)

– mapas de riesgo: recogen el número indicativo de habitantes que pueden verse afectados; tipo de actividad que puede verse afectada; instalaciones industriales que pudieran ocasionar contaminación accidental en caso de inundación y zonas protegidas para la captación de aguas o protección de hábitats que puedan verse afectadas. El riesgo depende tanto de la peligrosidad (la frecuencia de las inundaciones, su extensión, las velocidades y los calados del agua), como de la exposición de bienes y personas, teniendo en cuenta la vulnerabilidad de esos bienes y personas

Esta revisión es un segundo paso, tras la definición de las Áreas con Riesgo Potencial Significativo, dentro del Segundo Ciclo de Planificación del Riesgo de Inundación y en cumplimiento de la Directiva Europea relativa a la «Evaluación y gestión del riesgo de inundación» y supone la garantía de una actualización y de mejora del conocimiento cada seis años.

El segundo ciclo se cerrará con la actualización del PGRI en 2021, herramienta clave ante un riesgo natural que a lo largo del tiempo ha producido importantes daños, tanto en pérdida de vidas humanas, como en las propiedades y al medioambiente.

El PGRI

El PGRIEbro vigente se aprobó en enero de 2016 y es resultado de la participación y el consenso en la cuenca del Ebro. Se puede conocer en profundidad en http://www.chebro.es/PGRI/.

La protección absoluta frente a las avenidas no es posible, por ello, el objetivo es aprender a convivir con ellas, minimizando en lo posible sus efectos negativos con medidas de todo tipo, estructurales y no estructurales.

Entre estas medidas, no estructurales, se encuentran los planes de Protección Civil, la implantación de sistemas de alerta temprana, la corrección hidrológico-forestal de las cuencas, los seguros y, especialmente, las medidas de ordenación del territorio.

Comité de Autoridades

El Comité de Autoridades Competentes  tiene 20 miembros, 8 representantes de la Administración Central del Estado (5 vocales del Ministerio para la Transición Ecológica; 1 de Exteriores; 1 de Fomento y 1 de Sanidad); 9 representantes de las Comunidades Autónomas que integran la Cuenca (1 vocal para cada una de las CC.AA. de Aragón, Cataluña, Navarra, La Rioja, Castilla y León, País Vasco, Cantabria, Castilla-La Mancha y Comunidad Valenciana) y 3 representantes de Administraciones locales