El banquero de 24 años que quiere resolver la crisis mundial del agua

banquero-crisis-mundial-agua

Hamza Farrukh, analista de Goldman Sachs de 24 años, impulsa una ONG que busca revolucionar el acceso a agua potable en todo el mundo

Para la mayoría de personas trabajar en la prestigiosa división de valores de Goldman Sachs sería suficiente estrés y carga de trabajo. Pero para Hamza Farrukh, no lo es. Además de su trabajo diario, Farrukh dirige Bondh-E-Shams, la organización benéfica que él mismo ha fundado, que se dedica a entregar agua limpia en áreas que anteriormente no tenían acceso.

La semana pasada, Farrukh y un equipo de sus colegas en Goldman, obtuvieron una subvención de 150.000 dólares (más de 125.000 euros) de la fundación benéfica del prestigioso banco, como parte de su competencia Analyst Impact Fund, un concurso anual donde los equipos de personal junior de Goldman compiten por una gran inversión de la entidad en una obra benéfica en la que estén involucrados.

El concurso es juzgado por el comité de asociación del banco y el CEO, Lloyd Blankfein. “Es un proyecto en el que he estado involucrado durante tres o cuatro años, y ver este tipo de apoyo interno de la empresa, y de un alto nivel del liderazgo, es muy esperanzador y alentador”, declara Farrukh, de 24 años, a Business Insider vía telefónica desde Pakistán.

Farrukh: “Ver este apoyo de la empresa es muy esperanzador y alentador”

“Cuando tratas de impactar, saber que tu empresa te respalda al tratar de estar realmente en el suelo y cambiar vidas, esa es una sensación poderosa”. Bondh-E-Shams ha logrado superar al resto de propuestas del personal de Goldman Sachs en todo el mundo para ganar la beca.

La competencia incluía un equipo de Nueva York que organizó una obra de caridad utilizando tecnología de impresión 3D para construir viviendas en zonas empobrecidas de América Central y del Sur, y otra de San Francisco que capacita a los sobrevivientes de la trata de personas para convertirse en profesionales del software.

El objetivo de Bondh-E-Shams —que significa gotas de luz solar— es utilizar energía solar para impulsar bombas de agua que aprovechan los acuíferos de las comunidades rurales, eliminando la necesidad de que los lugareños viajen largas distancias para acceder al agua necesaria para beber y lavar.

Leer artículo completo en Economía Digital