El agua del Mediterráneo se calienta 1,1º en 35 años y traerá más “gotas frías”

aumento-temperatura

El Centro de Estudios del Mediterráneo analiza los datos aportados por los satélites para cuantificar el aumento de temperatura y en qué zonas ha sido más intenso

La temperatura del agua ha subido 1,1 grados en los últimos 35 años y amenaza con incidir negativamente en la génesis e intensificación de las lluvias torrenciales en la cuenca mediterránea española, según un estudio del Centro de Estudios Ambientales del Mediterráneo (CEAM), que analiza datos obtenidos por satélite entre 1982 y 2017.

Se trata de la serie de temperaturas más larga disponible y su análisis es una herramienta clave para comprender cómo está afectando el cambio climático a la cuenca mediterránea. Además, algunos de los patrones observados pueden ayudar a «predecir con mayor precisión» la aparición de lluvias torrenciales y su intensidad esperada, explica Francisco Pastor, investigador del CEAM y coautor, junto a José Antonio Valiente y José Luis Palau, de un reciente trabajo de investigación que actualiza los datos sobre el calentamiento del agua en el Mediterráneo en los últimos 35 años.

El incremento de la temperatura en este periodo ha sido de 1,1 grados centígrados, aunque no ha sido uniforme en todas las zonas del Mediterráneo y se ha acelerado más en la última década que en las anteriores.

«La temperatura del agua en el mar tiene un efecto claro sobre la mayor o menor intensidad de las lluvias torrenciales, aunque no es el único elemento determinante», matiza Pastor, al concurrir factores como la dirección de los vientos, la orografía y la temperatura del aire en la popularmente conocida como «gota fría» y que se aplica, por extensión, al fenómeno de precipitaciones intensas.

Leer artículo completo en La Opinión DE MURCIA