Drones, sensores y datos en tiempo real para seguir teniendo agua en casa

agua-superficie-tierra

Las soluciones de la industria 4.0 tienen aplicación directa en cada una de las fases del ciclo del agua, ya que la tecnología revoluciona y simplifica procesos

El agua cubre el 70% de la superficie de la Tierra. Es el recurso natural más importante del planeta y su adecuada gestión para el consumo doméstico, agricultura e industria pasa por la digitalización. Solo así la gestión del agua será más sostenible e inteligente en su ciclo integral que va desde su captación en estado bruto hasta su disponibilidad potabilizada y en su reintegración –convenientemente depurada– en la naturaleza.

Las soluciones de la industria 4.0 tienen aplicación directa en cada una de esas fases del recorrido del agua, ya que la tecnología revoluciona y simplifica procesos relacionados con el almacenamiento, transporte, saneamiento, reutilización, renovación de las infraestructuras, redes de riego, desalinización y recogida de aguas residuales, entre otros; garantizando así su calidad y gestión correcta.

A lo largo del último siglo, el uso y consumo de agua creció a un ritmo dos veces superior al de la tasa de crecimiento de la población

Los desafíos del agua a los que habrá que dar respuesta en los próximos años van desde “una progresiva escasez de este recurso, provocada por el cambio climático, el acceso al agua potable y servicios de saneamiento por una población mundial en ascenso continuo, la necesaria eficiencia en el uso del agua para la producción agrícola e industrial o la protección del ecosistema mediante el tratamiento de las aguas residuales”. Así lo explica Pau Relat, presidente de Iwater 2018, el Salón Internacional dedicado al Ciclo Integral del Agua de Fira de Barcelona.

La aplicación de tecnologías 4.0 ha facilitado tanto la gestión y la prestación de los servicios de agua a las empresas gestoras, como el uso de dichos servicios por parte de los ciudadanos. En esto consiste la transformación digital o digitalización del agua.

Leer artículo completo en LA VANGUARDIA