DAM desarrolla un proceso de tratamiento que reduce la salinidad de las aguas residuales

La investigación se encuentra alineada con los principios de Economía Circular que implementa la empresa valenciana en sus proyectos de I+D+i

La empresa de Depuración de Aguas del Mediterráneo (DAM) ha desarrollado un proceso que permite reducir la salinidad y mejorar a su vez el tratamiento biológico de las aguas residuales, al combinar fangos activos con mecanismos de ósmosis directa.

Este es uno de los principales resultados obtenidos en el “Proyecto ODEON– Desarrollo de un proceso de biorreactor de membranas para gestión de efluentes salinos”, liderado por la empresa valenciana y en la que también han participado el Instituto de Seguridad Industrial, Radiofísica y Medioambiental (ISIRYM) y el Instituto de Ingeniería del Agua y Medio Ambiente de la Universitat Politècnica de València (IIAMA-UPV).

La investigación -que comenzó en julio de 2015 y finalizó en agosto de 2018-  buscaba mejorar las prestaciones de los actuales biorreactores de membrana cuando tratan efluentes hipersalinos provenientes de la industria, tal y como explica Silvia Doñate, investigadora principal por parte de DAM.

“El proyecto desarrolló un proceso basado en la combinación de fangos activos con mecanismos de ósmosis directa, que permite reducir la salinidad de las aguas residuales que contienen elevados contenidos de sal y simultáneamente, también mejora el tratamiento biológico de aguas residuales (biorreactor osmótico de membrana, OsMBR)”, explica la investigadora valenciana.

La investigación se encuentra en consonancia con los principios de economía circular que implementa DAM en todos sus proyectos de I+D+i, ya que “se aprovechan y valorizan los residuos que de otra manera tendrían una gestión problemática”, indica la técnico del departamento de Innovación de DAM.

De este modo, se diseñó un prototipo del equipo de tratamiento que fue implementado en la EDAR de Alzira-Carcaixent, con el objetivo de conocer la viabilidad del proyecto y sus resultados.

“Además de la posible mejora en la deshidratación de fangos, con la ósmosis directa se ha conseguido potenciar la eficacia del proceso MBR dado que son membranas que sólo permiten el paso de agua y que no tienen apenas ensuciamiento, si bien es cierto que es necesario mejorar aspectos como el paso inverso de sales o la acumulación de materia orgánica no biodegradable en el reactor”, concluye señalando Silvia Doñate.