DAM demuestra el potencial de los humedales artificiales para el tratamiento de lodos en pequeñas poblaciones

Humedal-Artificial-DAM

Los sistemas se encuentran en funcionamiento en las depuradoras urbanas de Aigües y Penàguila, (Alicante)

La estabilización del fango se realiza mediante rizocompostaje, tras la reconversión de las antiguas eras de secado en este tipo de humedal artificial

Dos proyectos realizados por DAM (Depuración de Aguas del Mediterráneo) junto a la EPSAR-CV (Entidad Pública de Saneamiento de las Aguas Residuales de la Comunidad Valenciana), demuestran el potencial de los humedales artificiales como sistemas alternativos de bajo coste para el tratamiento y estabilización de lodos en depuradoras de pequeñas poblaciones.

Esta es la principal conclusión obtenida tras evaluar el rendimiento de estos sistemas que se encuentran en funcionamiento desde 2012, en las pequeñas depuradoras (EDAR) urbanas de Aigües y Penàguila, (Alicante).

Concretamente, durante este periodo de tiempo el método desarrollado -en contraposición con el proceso de estabilización convencional de fangos de depuradora, algunas veces intensivo respecto al uso de energía y químicos-, ha demostrado estabilizar el fango, a la vez que consigue reducir su volumen y los costes asociados a su operación y mantenimiento lo que facilita su transporte y disposición final.

En casi 7 años de funcionamiento se ha logrado una gran reducción del volumen de lodos, pasando del 2-3% de materia seca inicial al 67% y al 97% actual en las EDAR de Penáguila y Aigües, respectivamente”, afirma Javier Claros, investigador de DAM.

De hecho, el técnico de la empresa valenciana señala que las diferencias de operación entre ambos casos se deben a las condiciones climáticas, “ya que se ha comprobado que la temperatura cálida en la que se encuentra la EDAR de Aigües aumenta el rendimiento del humedal en el proceso de tratamiento, en comparación con la EDAR de Penáguila que se encuentra en zona de montaña”.

Diseño de los humedales artificiales en las EDAR de Aigües y Penáguila

Las EDARs de Aigües y Penáguila fueron diseñadas para un caudal influente de 300 m3/d y 200 m3/d respectivamente. Los dos sistemas de depuración se componen de pretratamiento, proceso de fangos activos y decantador secundario, así como espesador.

La estabilización del fango se realiza mediante rizocompostaje, tras la reconversión de las antiguas eras de secado en este tipo de humedal artificial. En este sentido, en la fase de reconversión se construyeron varios puntos de descarga de fango con el objetivo de alcanzar una distribución homogénea de éste en los sistemas.

“Las principales conclusiones tras estos años de operación señalan que los humedales artificiales para tratamiento de fango mediante rizocompostaje son tecnologías viables ya que reducen el uso de energía en el tratamiento y obtienen una alta calidad del lodo final en términos de estabilización, lo que demuestra su idoneidad para aplicar en pequeñas EDAR que no tengan limitaciones de espacio”, resalta el Dr. Claros.

Por todo ello, el investigador de DAM concluye señalando que estos sistemas son alternativas viables a aplicar en el tratamiento de aguas residuales en pequeñas comunidades “donde el coste del transporte del fango supone un problema de la gestión en este tipo de depuradoras”.