CYTO-WATER: detectar microorganismos en el agua en solo 120 minutos será posible

presentacion-CYTO-WATER

Cetaqua y Labaqua organizaron el pasado 23 de mayo en Barcelona la jornada “New developments for the rapid on-site microorganisms monitoring” para presentar el CYTO-WATER

CYTO-WATER es un dispositivo nacido de un proyecto de innovación europeo que permitirá la detección in-situ de microorganismos en aguas industriales y ambientales en solo 120 minutos.

Actualmente, los métodos utilizados en los laboratorios para detectar microorganismos en el agua están basados en el aislamiento en cultivo. Estas técnicas son laboriosas y los resultados pueden demorarse hasta doce días en función de cuál sea la bacteria a analizar. Por ello, es necesario desarrollar tecnologías y soluciones que agilicen los procesos actuales del análisis microbiológico y que permitan una detección rápida e in-situ de patógenos en el agua.

En este sentido, Cetaqua (Centro Tecnológico del Agua) y Labaqua organizaron el pasado 23 de mayo en Barcelona la jornada “New developments for the rapid on-site microorganisms monitoring”, con el objetivo de presentar los resultados del proyecto CYTO-WATER, así como el dispositivo desarrollado en el marco de esta iniciativa. Del mismo modo, el acto contó con ponencias de diferentes ámbitos, desde el legislativo hasta el científico, que ofrecieron una visión general del estado actual y las últimas novedades en el ámbito del análisis microbiológico.

CYTO-WATER

El evento atrajo a cerca de 60 asistentes, principalmente representantes de empresas y entidades interesadas en conocer el funcionamiento y las ventajas del dispositivo CYTO-WATER.  Los socios del proyecto presentaron el equipo, capaz de detectar y cuantificar diferentes microorganismos en aguas industriales y ambientales en solo 120 minutos. Este dispositivo se ha diseñado para la detección in-situ, por lo que se puede instalar directamente en infraestructuras como torres de refrigeración o sistemas de agua caliente sanitaria. Asimismo, otra de sus aplicaciones es la monitorización de la calidad microbiológica de las aguas de baño.

Durante la jornada, Javier Tomás, de Suez Water Technologies and Solutions y Enedina Espallargas, de Repsol, expusieron las principales necesidades del mercado relacionadas con el control  microbiológico de diferentes instalaciones de riesgo. En este aspecto, Enedina Espallargas destacó que “necesitamos sensores robustos que se integren en el sistema de control distribuido y que nos ofrezcan información a tiempo real”. Por su parte, Mariona de Torres, de la Agencia Catalana del Agua (ACA) y Maria José Figueras, de la Universitat Rovira i Virgili (URV), hablaron sobre el control microbiológico de las playas de Cataluña y subrayaron la necesidad de desarrollar métodos fiables para la detección rápida e in-situ de E.coli en las aguas de baño. Asimismo, Herme Vanaclocha, del Departamento de Salud Pública de la Generalitat Valenciana, explicó la normativa reguladora en este ámbito y destacó que “no podemos eliminar la Legionella, pero podemos minimizar su riesgo si en nuestras instalaciones contamos con un buen diseño, el mantenimiento correspondiente y los sistemas de monitoreo”.

En cuanto a las principales novedades tecnológicas en la detección de microorganismos, Xavier Muñoz, del CNM-CSIC, ofreció una visión general de las últimas innovaciones en este ámbito. Por otro lado, también fueron presentados los proyectos AQUAVALENS y POSEIDON, ambos centrados en nuevos desarrollos para la detección rápida de microorganismos en muestras ambientales. Por último, Lydia González, del CDTI, explicó las posibles vías de financiación europea para nuevos proyectos relacionados con el agua y el medio ambiente.

EL PROYECTO EUROPEO CYTO-WATER

La jornada estuvo enmarcada en el proyecto CYTO-WATER, financiado por la Comisión Europea a través del programa Horizon 2020. Esta iniciativa, liderada por Labaqua, ha contado con la participación de Cetaqua y el ICFO (Instituto de Ciencias Fotónicas), por parte de España, Mem-teq, del Reino Unido; la alemana MicroTEC y Bertin Technologies, de Francia. Durante tres años, el consorcio  ha trabajado para desarrollar este dispositivo, que actualmente se encuentra en fase de prototipo.