Cuánto cuesta desalinizar el agua que necesita el mundo?

La principal planta de desalinización de la Universidad de Ciencia y Tecnología rey Abdullah en Thuwal, Arabia Saudita. / McGregor Smith

La desalinización del agua del mar parece una solución a la creciente escasez de agua dulce, pero los costos financieros y energéticos limitan su potencial

El agua de mar desalinizada es la fuerza vital de Arabia Saudita, en especial en la Universidad de Ciencia y Tecnología rey Abdalá, un centro de investigación internacional que prosperó hace una década en el desierto árido y despoblado.

Producida a partir del agua del mar Rojo y después de pasar por membranas que separan la sal, esta agua se bombea a los relucientes edificios de los laboratorios del campus, a las tiendas, a los restaurantes y a las casas idénticas y planificadas de los vecindarios circundantes. También irriga las palmeras que están a la orilla de las calles inmaculadas y el césped del estadio deportivo con capacidad de 5000 espectadores. Incluso las piscinas de la comunidad contienen cientos de miles de litros de esta agua.

La desalinización suministra toda el agua dulce de la universidad, casi diecinueve millones de litros al día. Pero esa cantidad es solo una pequeñísima parte de la producción total de Arabia Saudita. Detrás de los muros y las casetas de seguridad de la universidad, el agua desalinizada representa cerca de la mitad del suministro de agua dulce de este país de 33 millones de habitantes, uno de los que más carecen de agua en el planeta.

Bombas eléctricas de presión de agua y tubos de membrana de ósmosis inversa en la planta de desalinización de Sawaco en Jeddah, Arabia Saudita.

 

 

 

Un fajo de membranas de ósmosis inversa, desplegadas para mostrar las capas que separan la sal del agua. / Jamie Smith

 

No hay tuberías de distribución de agua en esta parte de Jeddah, por lo que el agua desalinizada se distribuye en un camión cisterna.

En todo el mundo se considera cada vez más que la desalinización es una posible solución para los problemas de la cantidad y la calidad del agua, mismos que empeorarán con el crecimiento global de la población, el calor extremo y la sequía prolongada vinculada al cambio climático.

“Es una solución parcial para la escasez de agua”, señaló Manzoor Qadir, un científico especializado en medioambiente del Programa de Agua y Desarrollo Humano de la Universidad de las Naciones Unidas. “Esta industria crecerá. En los próximos cinco o diez años, veremos cada vez más plantas desalinizadoras”.

Leer artículo completo en The New York Times