Castilla y Leon – La Junta pedirá una prórroga para cumplir el plan de Calidad de las Aguas

La CHD prevé una inversión de 100 millones de euros en la cuenca del Duero

Es época de vacas flacas, de apretarse el cinturón y de dirigir las inversiones a los servicios básicos. La «situación presupuestaria» llevará a la Junta de Castilla y León a «requerir una prórroga» para el cumplimiento del Plan Nacional de Calidad de las Aguas, que es el ‘contrato’ que obliga a España, y todas sus autonomías, a cumplir con la directiva europea que marca el año 2015 como límite para que todas las aguas residuales estén depuradas. De no ser así, Bruselas podría imponer sanciones al país por incumplimiento. Desde la Junta destacan que la prórroga no significa que se abandone el cumplimiento de los objetivos, sino que se seguirá trabajando, pero a otro ritmo.
Actualmente, la Junta de Castilla y León tiene en marcha un total de 12 obras con una inversión total que ronda los 60 millones de euros, y quedan pendientes otra docena más, de las que corresponden a la administración autonómica, ya que, según un convenio firmado en febrero de 2010, el Estado y la Junta van de la mano en el cumplimiento de este plan que, en total, contempla 1.055 millones de euros de inversión, entre 2007 y 2015, de los que 712 corresponden a la comunidad y 323 a la Administración del Estado.
La situación actual es la siguiente, hay 147 instalaciones que ya están ejecutadas, otras 16 depuradoras en construcción y 57 en las que se deben iniciar las obras, de ellas, 33 corresponden al Estado y 24 a la Junta. La administración autonómica, teniendo en cuenta la situación económica actual, «no prevé inversiones más allá de la finalización de las que ya están iniciadas».
Las actuaciones son de dos tipos, por un lado, la construcción de depuradoras para localidades con más de 2.000 habitantes equivalentes (un total de 38), y por otro, obras asociadas a la eliminación de nutrientes en las depuradoras que ya están ejecutadas (un total de 19).
100 millones de inversión
El 85% de las obras que corresponden al Estado se ubican en la cuenca del Duero, desde Confederación Hidrográfica del Duero, su presidente, José Valín, confirma que, hasta 2015, este organismo prevé invertir más de 100 millones de euros en depuradoras y emisarios de aguas residuales, con el objetivo de cumplir los plazos que marca Bruselas. Este año se contratarán obras por valor de 42 millones de euros para un total de seis actuaciones y el año que viene otros 42 millones más, para 16 obras. La mayoría de ellas persigue el cumplimiento de «la calidad de los vertidos, con especial interés en la eliminación de nitrógeno y fósforo». A ellos, añade Valín, se sumarán otros 40 millones de euros más en actuaciones «menores».
Además, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, a través de la sociedad estatal de Aguas del Norte, Acuanorte, trabajará en la ampliación de las estaciones depuradoras de aguas residuales de Burgos, Soria y Segovia y en otros municipios menores, entre ellos, 70 de los Arribes del Duero en Salamanca y Zamora, con el fin de garantizar la calidad del agua en los embalses fronterizos con Portugal «para asegurar que el vertido a estos embalses se haga en las mejores condiciones».
Desde el Ministerio, y a través de la CHD, afirma Valín, avisan de que «se tratará de cumplir la exigencia para 2015, que es cuando habría que tratar de tener el plan, quizá haya cosas que no se vaya a terminar del todo, pero se intentará que esté la mayoría».