Barcelona quiere gastar menos de 100 litros de agua al día por persona

reducir-consumo-agua

Un plan estratégico reúne 242 acciones locales para hacer frente al cambio climático

¿Podrán reducir los barceloneses el consumo de agua potable domésticapara situarlo por debajo de los 100 litros por persona y día? Este es el reto que se ha autoimpuesto el gobierno local, dentro del plan Clima, que recoge 242 acciones del Ayuntamiento de Barcelona para que la ciudad contribuya a mitigar el cambio climático y adaptarse a él desde diversos frentes. El plan Clima es la estrategia de la capital catalana para cumplir el Acuerdo de Paris contra el calentamiento. Y, como primera gran premisa, el objetivo de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero un 45% en el 2030 respecto al 2005.

La disminución del consumo de agua responde sobre todo a la necesidad de adaptarse a un contexto en el que, según los expertos, continuarán el descenso de precipitaciones, con la consiguiente merma en la disponibilidad de recursos hídricos, entre otros efectos del calentamiento.

El gobierno local ve factible la reducción del tráfico con el impulso del transporte público y la red de carriles bici

Será un esfuerzo adicional para los barceloneses. Actualmente (datos 2017), Barcelona consume 107,5 litros de agua por persona al día (el conjunto del área metropolitana, 104 litros per cápita); es decir, 26 litros menos que en el 2001, lo que refleja la evolución del comportamiento de los barceloneses, que han cerrado los grifos con las periódicas campañas de ahorro lanzadas coincidiendo con las sequías. De todas formas, Barcelona tiene uno de los consumos de agua más reducidos entre las grandes ciudades del mundo, según datos de Agües de Barcelona. Por ejemplo, la media de ciudades como Madrid (131 litros por persona/día), Londres (159 litros por persona/día), Estocolmo (178 litros por persona/día) u Oslo (197 litros por persona/día) están muy por encima. La ONU establece un rango de entre 50 y 100 litros de agua por persona al día como cantidad necesaria para satisfacer las necesidades humanas.

El plan Clima del Ayuntamiento es la gran apuesta de Barcelona para lograr un ciudad neutra en carbono en el horizonte del 2050; esto eso, conseguir que las emisiones de gases invernadero producidas por las diversas fuentes de CO2de la ciudad queden neutralizadas.

Leer artículo completo en LA VANGUARDIA