Ayuda al martín pescador en su campaña: ‘Protege tu agua’

La Directiva Marco del Agua de la UE está en peligro. Esta norma obliga a los países a adoptar medidas para proteger las aguas y restituir antes de 2027 la salud de ríos, humedales y acuíferos que se encuentren en mal estado.

La Comisión Europea ha abierto una consulta pública hasta el próximo 4 de marzo sobre si es necesario modificar su contenido. Con el martín pescador como símbolo, WWF ha emprendido la campaña ‘Protege tu agua’. Y el ‘rey de los pescadores’ nos pide que participemos. Segunda entrega de ‘El Arca de la Tierra’ en colaboración con WWF.

Certero como un dardo, el martín pescador emprende el vuelo en picado desde la ramita donde está posado hacia el río con sorprendente rapidez. Atraviesa las aguas, donde con su alargado pico pesca un pez en cuestión de segundos. Las extraordinarias habilidades de este pequeño pájaro para pescar le valió ser bautizada en inglés como “el rey de los pescadores” (kingfisher) y, en castellano, como martín pescador.

Su plumaje de azules esmeralda y turquesa le convierte en una de las aves más vistosas de la naturaleza. Vive en ríos y humedales; sin embargo, durante las últimas décadas se ha convertido en una de las especies más afectadas por el deterioro de la calidad del agua dulce. El martín pescador figura en el Libro Rojo de las Aves de España como “casi amenazado”. Pero lo más preocupante es que la amenaza que sufre esta ave es señal del deterioro en la calidad del agua que, tarde o temprano, nos afectará a todos si no se toman medidas para conservar los ecosistemas acuáticos.

A nivel global, desde 1970 hemos perdido el 83 % de la biodiversidad en los ecosistemas de agua dulce a escala global, según el Informe Planeta Vivo 2018 de WWF. En Europa, el 60 % de los ríos, humedales y acuíferos de Europa están en mal estado, mientras que en España más del 40% de los ríos y humedales no presentan buenas condiciones. Esta fotografía es el resultado de una pobre gestión del agua donde se ha priorizado la atención a industrias, ciudades y agricultura. Como resultado, hemos llenado de presas prácticamente todas nuestras cuencas: en España se calcula que hay un obstáculo por cada kilómetro fluvial. El problema de estas miles de presas es que cortan los cauces de los ríos en pedacitos y bloquean las migraciones de peces.

Leer artículo completo en EL ASOMBRARIO & CO.