Arranca la restauración fluvial del paraje de La Nava, en Alfaro (La Rioja)

Esta obra supone una inversión de 2,8 millones de euros y se financia íntegramente con cargo a los presupuestos de la Confederación Hidrográfica del Ebro

  • La intervención es  fruto de la coordinación entre la CHE, el MITECO, el Gobierno de La Rioja y el Ayuntamiento de Alfaro
  • La actuación iniciada es una de las cuatro que se proponen para la mejora de los efectos de las inundaciones en la zona de confluencia de los ríos Ebro y Aragón, una de las que mayores problemas presenta en episodios de avenida

Los trabajos de adecuación morfológica y restauración ambiental del río Ebro a su paso por el paraje de La Nava, en Alfaro (La Rioja) han arrancado esta semana con las prospecciones ambientales previas y la eliminación de los restos de los cultivos de chopo maderero para comenzar las plantaciones.

Los trabajos principales consisten en la retirada de 1.806 metros de la defensa actual, que discurre paralela al eje del cauce, y que se construirá retranqueada (entre 100 y 300 metros) en una longitud de 1.376 metros. Estos trabajos se acometerán durante el verano de 2020, en época de estiaje.

Con el retranqueo de la defensa se recuperarán 30 hectáreas de espacio de ribera, donde se realizará una restauración fluvial con plantaciones de especies de ribera autóctonas (7.000 chopos y álamos, 1.600 fresnos y 1.800 arbustos como sauces, tamarices, cornejos, espinos, zarzamoras y rosales). Además, se prevé la creación de una zona de hábitats propicios para el visón europeo mediante la construcción de un mosaico de medios húmedos en la zona de ribera recuperada, con más de 1.300 plantas acuáticas.

La intervención es fruto de la coordinación entre la Confederación Hidrográfica del Ebro, el Ministerio para la Transición Ecológica, el Gobierno de La Rioja  y el Ayuntamiento de Alfaro.

Asimismo, es un ejemplo de las actuaciones que se realizarán en el marco de la Estrategia Ebro Resilience para el tramo medio del Ebro, de forma coordinada entre las distintas Administraciones para llevar a cabo intervenciones para la mejora de los efectos de las inundaciones, que mejoran el estado de las masas de agua y se integran en los espacios naturales ubicados en el cauce.

Zona de confluencia de los ríos Ebro y Aragón

La actuación iniciada es una de las cuatro que se proponen para la mejora de los efectos de las inundaciones en la zona de confluencia de los ríos Ebro y Aragón, una de las que mayores problemas presenta en episodios de avenida. Las otras tres actuaciones se ubican en los parajes de El Ortigoso en Milagro (Navarra) y Alfaro (La Rioja), en El Estajao y en La Roza, ambos en Alfaro.

De realizarse las cuatro actuaciones previstas, se eliminarán 7.930 metros de defensas y se construirán 4.328 metros de motas retranqueadas, se construirá un cauce de alivio (un total de 70.780 m2 para incrementar la superficie para el paso de caudales en situación de crecida) y además, se recuperarán más de 85 hectáreas de hábitats fluviales de interés, así como hábitats específicos para el visón europeo.

Los trabajos previstos en el resto de zonas de intervención son los siguientes:

El Ortigoso: se retirarán y retranquearán las defensas de primera línea en ambas márgenes. Además se aplicará la técnica del curage a los terrenos recuperados para el cauce (permeabilización de grandes masas de sedimentos consolidados por la vegetación, mediante una técnica novedosa en España que busca el menor impacto posible). Para esta actuación serán necesarios terrenos propiedad de particulares, por lo que habrá que llegar a acuerdos con los propietarios antes de comenzar los trabajos.

El Estajao: se retirará la defensa que discurre perimetralmente al meandro y se construirá retranqueada, devolviendo unas 21 hectáreas de zona inundable al río. En esta zona el Gobierno de La Rioja ha confirmado que el próximo año ejecutará el proyecto de reubicación de los pozos de abastecimiento de Alfaro, lo que permite que se puedan planificar los trabajos para otoño de 2020.

La Roza: se retirará y retranqueará la defensa que discurre paralela al cauce (que se encuentra muy próxima al puente de ferrocarril) en la margen derecha. Se ganarán 22 hectáreas de llanura de inundación. Además, en esta zona se construirá un cauce de alivio en la ribera derecha del Ebro, aguas arriba del puente, para facilitar el desagüe.

Acceso al vídeo de la actuación de restauración fluvial del Ebro en Alfaro-Milagro

Ebro Resilience

La Estrategia Ebro Resilience busca incrementar la capacidad de adaptación ante el fenómeno inevitable de la inundación y además, mejorar el estado de las masas de agua en el tramo medio del Ebro, una zona recurrente de afección por inundaciones.

Ebro Resilience suma al Ministerio para la Transición Ecológica, la Confederación Hidrográfica del Ebro y las tres Comunidades Autónomas del tramo medio del Ebro (La Rioja, Navarra y Aragón), en la apuesta por una serie de medidas que fomentan la protección de los núcleos urbanos y que además permitan la circulación del agua causando las menores afecciones posibles, fuera de esos núcleos.

La CHE ha realizado en el tramo medio del Ebro acciones novedosas que ya han mostrado su efectividad. En el caso del término de Alfaro, en 2015 se realizó el cauce de alivio frente a los pozos de abastecimiento, y en 2018 el retranqueo de la mota aguas arriba del puente de la N-113 y un curage en la zona del puente del ferrocarril.

Los trabajos de Ebro Resilience están avanzando también en otras líneas de actuación, como el desarrollo de 12 estudios de detalle en los tramos más problemáticos y la apuesta por la adaptación de explotaciones agrícolas y ganaderas ante el riesgo de inundación.