Saneamiento básico: camino a una mejor salud

Pero 2,500 millones de personas –casi la mitad del mundo en desarrollo– carecen incluso de una letrina básica, y 1,000 millones tienen que recurrir a lo que se conoce educadamente como defecación al aire libre. En El Salvador, 925,000 personas en las áreas rurales aún carecen de saneamiento básico, y en toda América Latina esto afecta a más de 100 millones de personas.

 

ed7b9600-e779-42f3-9611-3e40f527202e_XLWLa mayoría de nosotros tenemos la suficiente suerte de tomar por sentado el saneamiento básico, como el agua corriente y los inodoros.

 

Pero 2,500 millones de personas –casi la mitad del mundo en desarrollo– carecen incluso de una letrina básica, y 1,000 millones tienen que recurrir a lo que se conoce educadamente como defecación al aire libre. En El Salvador, 925,000 personas en las áreas rurales aún carecen de saneamiento básico, y en toda América Latina esto afecta a más de 100 millones de personas.

750 millones de personas en todo el mundo no tienen acceso a ningún tipo de fuente elemental de agua potable. Cada día, 136 millones de residentes urbanos pasan más de 40 minutos diarios recolectando agua. Cada día, más de 600 millones en áreas rurales usan más de una hora para ir a buscar su agua. En El Salvador, 419,000 personas aún carecen de acceso elemental al agua, un destino compartido con 37 millones en América Latina.

Invertir un dólar en saneamiento básico puede proporcionar $3 en beneficios. El abastecimiento de agua básico en el hogar puede proporcionar aún más beneficio, dando más de $4 en beneficios por cada dólar gastado. Deshacerse de la defecación al aire libre puede ayudar a rondar los $6 por dólar gastado.

Leer artículo completo en La Prensa Gráfica