La falta de un túnel en el Huesna causa sobrecostes de 1,5 millones al año

Una infraestructura hidráulica imprescindible para la garantía futura del abastecimiento de agua potable a un cuarto de millón de habitantes de Sevilla está pendiente de que las Administraciones la programen. Está presupuestada en 22 millones, prevista desde hace dos décadas, planificada y reclamada recientemente como obra de interés general en el Senado.

 

tunelImagen aérea del sistema de captación que se tiene que usar ahora

 

Se trata de un nuevo sistema de captación en el embalse del Huesna que permitiría cumplir con la aportación de 11,57 hectómetros cúbicos al año a la capital y su área metropolitana, establecida en la planificación hidrológica, reducir la contaminación y ahorrar más de 1,5 millones al año.

Un informe técnico sobre la situación del sistema de abastecimiento detalla que actualmente este se vale de una pequeña presa desde la que se bombea agua a la estación depuradora de Las Chimeneas, en Villanueva del Río y Minas (Sevilla). Asegurar el suministro y la calidad del agua procedente de este azud obliga a dotar de recursos humanos, materiales y económicos extraordinarios. Del mismo modo, superar los 170 metros de desnivel y los 12 kilómetros de distancia entre la presa y la depuradora para llevar 18 hectómetros cúbicos al año hasta la depuradora supone un consumo energético cuyo coste supera el millón de euros anuales. La construcción de ese túnel permitiría llevar por gravedad el agua desde el embalse a la planta de tratamiento y reducir drásticamente los costes.

A estas circunstancias se une que el sistema del Huesna debería, según el Plan Hidrológico del Guadalquivir, aportar más de 11 hectómetros cúbicos al año a las infraestructuras de las que se abastecen la capital andaluza y su área metropolitana, con un millón y medio más de habitantes. Este caudal se estableció para salvar el déficit de abastecimiento de la zona, algo imposible de cumplir en las condiciones actuales.

Esta situación tienen una solución prevista que, sin embargo, no se ejecuta y que precisaría de la colaboración de las Administraciones: un túnel de 6, 2 kilómetros y una tubería de casi 3.000 metros más que costarán 22,09 millones de euros. El Huesna cuenta con un proyecto redactado, terrenos disponibles y parte de la financiación asegurada.

El secretario de la Asociación Española de Operadores Públicos de Aguas (Aeopas), Jaime Morell, afirma que el compromiso político con el consorcio es “imprescindible” para la prestación de un servicio de calidad. “En este momento, el sistema está siendo marginado en los Presupuestos Generales del Estado. El túnel es una infraestructura básica para que quede garantizado el abastecimiento a 250.000 habitantes”, asegura.

Leer artículo completo en diario EL PAÍS