España reivindica su política de cooperación

A pesar de los recortes impuestos a la ayuda al desarrollo en los últimos años, el Gobierno reivindica su política de cooperación, para la que cuenta este año con unos 2.000 millones de euros, el 0,16% de la Renta Nacional Bruta. “España sigue siendo un país fundamental en áreas como América Latina o el norte de Africa”, asegura el secretario general de Cooperación, Gonzalo Robles.

 

ggEspaña reivindica su política de cooperación

 

En una entrevista con Europa Press, Robles explica que el radio de actuación de la cooperación española se ha concentrado en 23 países y en áreas como el fortalecimiento del Estado de Derecho, la mejora de la situación de la mujer y el acceso al agua y al saneamiento.

“Es verdad que tenemos menos cooperación, pero más estratégica y concentrada”, defiende el director de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), cuyo presupuesto ha caído un 70 por ciento desde el año 2011, cuando el anterior Gobierno socialista comenzó con los recortes en esta política, que continuó el PP.

Uno de los programas más importantes que gestiona la AECID es el Fondo del Agua para América Latina y el Caribe, creado por el anterior Gobierno socialista y que está dotado con 800 millones de euros, la mitad de ellos todavía por ejecutar pues con él se financian obras complejas para llevar agua, letrinas y sistemas de alcantarillado en la periferia de las ciudades y áreas rurales.

Desde sus inicios a finales de los años 80, la cooperación española ha actuado en este sector, consciente de que por cada dólar invertido en agua y saneamiento pueden ahorrarse hasta 34 dólares en salud, educación y desarrollo económico, según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud.

La AECID estima en unos 3 millones de personas los beneficiarios potenciales del Fondo, a quienes llevará agua potable y sistemas de saneamiento. Aunque América Latina es una de las regiones del mundo más ricas en recursos hídricos, unos 50 millones de personas carecen allí de acceso a este bien básico y 125 millones a un saneamiento adecuado.

Con este instrumento se han construido más de 5.000 letrinas en Bolivia, sanitarios en las escuelas públicas y centros de salud de Haití y mejorado cinco redes de alcantarillado en El Salvador, por citar algunos ejemplos.

El Fondo del Agua es “un gran proyecto y un acierto”, afirma Robles, que destaca su incidencia en la reducción de tasas de enfermedades infantiles y en la mejora de las condiciones de vida de mujeres y niñas especialmente.

Leer artículo completo en diario TELECINCO