Una hectárea de agua de mar puede ser tan productiva como una de tierra

Hoy es sábado -me dije sin decir a mí mismo-, antes de entrarle a la cena caliente sería bien bueno pasar por la farmacia de Luis y zamparme una cervatana bien elodia y decir a pleno pulmón que “shabat shalom, salam aleikun y pax vobis”, o como diría Walter, que un tal oceanoatlanticoetc es cleptómano. Seguro que hoy no sabré cuánto cuesta un quintal de oro ni una onza troy de café.

 

Foto-mar1Una hectárea de agua de mar puede ser tan productiva como una de tierra (Fuente: Soluciones naturales).

 

Hoy es sábado -me dije sin decir a mí mismo-, antes de entrarle a la cena caliente sería bien bueno pasar por la farmacia de Luis y zamparme una cervatana bien elodia y decir a pleno pulmón que “shabat shalom, salam aleikun y pax vobis”, o como diría Walter, que un tal oceanoatlanticoetc es cleptómano.

Seguro que hoy no sabré cuánto cuesta un quintal de oro ni una onza troy de café ni lo que le interesa a su graciosa majestad, porque para entonces yo ande en el quinto sueño y la única y contaminada estará dando vueltas sobre su propio eje.

Pero, qué vaina, soñar no cuesta nada, yo que meto los pies bajo la mesa, la preciosa majestad consorte prende un bicharengo y aparece la noticia en la pantallita: ¡barcos de pesca que no pescan, contrabandean gasoil!

Leer artículo completo en Aporrea