Doce de los 17 acuíferos están en mal estado por falta de agua o salinización

El ´Análisis de la Gestión del Agua´, elaborado por la UIB, el GEN y el Fondo para la la Conservación, alerta de la esquilmación de las reservas de aguas subterráneas de las Pitiusas.

b1

El gran aumento de la actividad turística y la presión humana, unido a la sequía que padecen las Pitiusas durante los últimos años ha provocado la sobreexplotación de los recursos hídricos, que son escasos. El ´Análisis de la Gestión del Agua en la Isla de Ibiza´, elaborado por la UIB, el GEN-GOB y el Fondo para la conservación, alerta de que doce de los diecisiete acuíferos de Ibiza y Formentera están en «mal estado» por su bajada de nivel, salinización o contaminación por otras sustancias. Sobre estos acuíferos se construyen los pozos y perforadas para, junto a las desaladoras, garantizar el suministro de agua.

Las masas de agua subterráneas que, según este estudio, están afectadas por el descenso de nivel por la intrusión marina o bien porque no existe un equilibrio entre las extracciones y las entradas por la infiltración de lluvias, son las siguientes: Portinatx, Santa Agnès, Pla de Sant Antoni, Cala Llonga, Roca Llisa, Es Canar, Cala Tarida, Port Roig, Santa Gertrudis y Serra Grossa.

Además, seis acuíferos ibicencos están salinizados porque alcanzan niveles de cloruros (sales) superiores al umbral establecido de 185,5 miligramos, según las entidades que han realizado el estudio. Serra Grossa, como ya publicó este diario, es el caso más preocupante de sobreexplotación de un acuífero en Ibiza. Según los datos que se desprenden del estudio, la masa de agua subterránea de sa Serra Grossa registra un promedio de 3.330 miligramos de cloruros por litro y los análisis de algunos de sus pozos muestran valores en torno a los 4.000 miligramos por litro, según el informe. Los acuíferos de Santa Agnès, Roca Llisa, Port Roig, Santa Gertrudis y Jesùs también tienen índices de salinidad superiores al umbral.

Leer más en diarioibiza.es