Verifica Jurisdicción Sanitaria plantas purificadoras de agua

La Jurisdicción Sanitaria Número 03 impuso el año pasado sanciones en algunas plantas potabilizadoras por no cumplir con las normas y en este 2014 no se ha presentado ningún caso, dijo Gilberto Román Fuentes, Coordinador de Regulación y Fomento Sanitario. También reportó una intensificación de las verificaciones en este periodo.

 

unnamed-261Los consumidores deben comprobar que está totalmente potable: Jurisdicción Sanitaria.

 

La Jurisdicción Sanitaria Número 03 cuenta con un padrón de 83 plantas purificadoras, mismas que son verificadas de manera permanente para garantizar que el agua que expenden es apta para el consumo humano, el año pasado se aplicaron sanciones en algunas por no cumplir con las normas y en este 2014 no se ha presentado ningún caso, dijo Gilberto Román Fuentes, Coordinador de Regulación y Fomento Sanitario.

Reportó que las verificaciones en las purificadoras de agua se intensifican durante este periodo de la Cuaresma y Semana Santa, para sustentar la calidad del agua que se está consumiendo.

Aseguró que se le exige a las purificadoras que presentes la calidad del producto y para eso los propietarios son los responsables de mandar analizar el vital líquido, a través de un laboratorio tercero autorizado. “Ellos llevan a cabo los muestreos para determinar si se encuentran contaminantes o no con pruebas bacteriológicas y químicas al agua.

Expresó que si han encontrado casos de plantas que no cumplen con la norma en cuanto a cantidad y límites permisibles que debe tener el agua, casos en que se ha sancionado a las empresas responsables, afortunadamente en este año no se ha detectado ninguno acotó.

Detalló que las sanciones que aplican son administrativas como amonestaciones, apercibimientos de acuerdo a las faltas y hay otras más agresivas como la suspensión temporal o total, aseguramiento y destrucción del producto que pueda causar algún mal al consumidor.

“El agua no es apta para el consumo humano cuando está elevada la cantidad de cloro o cuando la calidad microbiológica no es adecuada”, en estos casos el producto se destruye”, sentenció.

Detalló que a una planta purificadora de agua se le califica el aspecto personal es decir, los trabajadores deben de bañarse diario, lavarse las manos, traer uñas cortas, usar botas, mandil cubre bocas y cubre pelos, no deben laborar si padecen de alguna infección para no contaminar el agua pues esto podría provocar infecciones que dañen la salud.

También la infraestructura, como son muebles, paredes, pisos, atargeas, entradas de luz, lámparas, corrientes de aire para que no se acumulen bacterias, no debe haber agua encharcada, estar delimitados los tipos de agua en purificadas, clonadas, filtradas y de desecho.

Así también se verifica el proceso y evidencia documental y la inspección para que no haya puntos que generen contaminación, también se debe especificar en qué parte del proceso se puede dar el riesgo y documentar todo ello a través de laboratorios.

Expresó que el agua se debe adquirir cuando se esté seguro de que el envase está cerrado, con sellos de garantía, que en su envase este escrito su origen, planta, lote y lugar de elaboración.

El Coordinador de Regulación y Fomento Sanitario, explicó que el proceso de verificación es aleatorio, el sistema de control y que se efectúan de manera dirigida por quejas y que un proceso legal con la empresa, se emite la orden siendo los verificadores los únicos que pueden hacer esta labor, ellos están capacitados y especializados y van debidamente acreditados.

Para determinar que el agua esté purificada, se le realizan estudios microbiológicos para ver la calidad, es decir cuántas bacterias contiene; fisicoquímicos de dureza de calcio, potasio, sólidos y sueltos, trazas de metales que pueden generar enfermedades como el cobre, el oro, la plata y el zinc.

Antes de adquirir o consumir el agua de una planta purificadora, la población debe de comprobar que se totalmente potable, concluyó Gilberto Román Fuentes.

El Tuxtepecano